El español se consolida como el ‘ángel de la guarda’ de los tiranos latinoamericanos

La cínica defensa de Baltasar Garzón al testaferro de Maduro: acusar a EEUU de torturas y juicios políticos iguales a los del chavismo

El exjuez español busca evitar la extradición de Alex Saab alegando que la Justicia de EEUU actuará con las prácticas comúnmente usadas por el régimen bolivariano

La cínica defensa de Baltasar Garzón al testaferro de Maduro: acusar a EEUU de torturas y juicios políticos iguales a los del chavismo
Baltasar Garzón PD

Baltasar Garzón aceptó defender al testaferro de Nicolás Maduro, Alex Saab.

Su despacho de abogados, ILOCAD, adelantó de la paupérrima defensa del exjuez para evitar la deportación del empresario colombo-venezolano capturado en Cabo Verde por una orden de la Interpol.

A través de un comunicado, ILOCAD reconoció que “asume la coordinación del equipo internacional de defensa de Álex Saab, detenido en Cabo Verde y acusado de lavado de dinero por parte de Estados Unidos”.

En una desesperada estrategia de defensa, Garzón recopiló todas las irregularidades que son comunes en el sistema judicial del régimen bolivariano y se las atribuyó a Estados Unidos.

“En caso de ser extraditado a Estados Unidos, el señor Saab es susceptible de sufrir una situación de tortura o trato cruel, inhumano o degradante, fruto de ser sometido a un proceso penal eminentemente político”, por lo que “se podrían producir daños a la integridad física y psíquica”, afirman desde ILOCAD.

Cínicamente, las torturas, tratos crueles y degradantes son las prácticas que el régimen de Nicolás Maduro realiza con los opositores y figuras del chavismo que les incomodan. Así como desvelan los informes de la Alta Comisionada de Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet.

Asimismo, la utilización de la justicia con fines políticos es otras de las características de la dictadura venezolana, donde la inexistente separación de poderes alcanza su máxima expresión en las decisiones políticos y parcializadas del Tribunal Supremo de Justicia.

Baltasar Garzón intentará justificar que “desde Estados Unidos se mantiene una batalla diplomática contra Venezuela a través de distintas herramientas, entre ellas las sanciones extraterritoriales contrarias al Derecho Internacional, o a través de la imposición de restricciones económicas a Venezuela”.

Sin embargo, en su defensa el exjuez hace caso omiso a que las sanciones implementadas contra el régimen chavista (de forma unipersonal y no a toda la población) radican en relación o cooperación con la violación de Derechos Humanos, narcotráfico o crimen organizado.

ILOCAD aclara que “esta batalla política y jurídica se extiende no sólo contra Venezuela, sino contra otros países y personas, por lo que debe ser valorada y analizada con rigor a la luz de los estándares internacionales del Derecho de los Derechos Humanos”.

Por lo que reconoce que las confesiones de Alex Saab podrán ser clave para ir tras otras figuras cómplices del régimen dentro y fuera de Venezuela. Algunas de ellas señaladas en España por sus cercanas relaciones con el régimen.

Juan Guaidó, determinante

El presidente interino de Venezuela podrá ser determinante para la extradición del empresario Alex Saab.

La ley de Cabo Verde no permite que el régimen de Maduro intervenga legalmente en el proceso de extradición de Saab.

El Ejecutivo venezolano intentó, en los últimos días, contratar al abogado caboverdiano Arnaldo Silva para asistir en el caso, pero el propio letrado le informó que no era posible formalizar esta representación, pues la legislación de Cabo Verde “no reconoce que el Gobierno de Venezuela tenga un interés directo o inmediato en el proceso”.

Washington está preparando una nueva carta diplomática para lograr que Cabo Verde envíe a Miami casi de inmediato al señalado testaferro de Maduro.

La jugada consistirá en comunicarle al Gobierno de Cabo Verde que Guaidó es el presidente legítimo de Venezuela y que no reconoce a Saab como “agente especial” del Gobierno de ese país y mucho menos como diplomático.

Alex Saab

Saab fue detenido el pasado 12 de junio cuando su avión hizo escala para repostar en el Aeropuerto Internacional Amilcar Cabral de la isla norteña de Sal (el más importante de este país insular de África occidental), en respuesta a una petición de EEUU cursada a través de Interpol por presuntos delitos de blanqueo de dinero.

El Gobierno de Cabo Verde autorizó la extradición a Estados Unidos del empresario, opinión remitida al Tribunal de Apelaciones de Barlavento, con sede en la isla de San Vicente (norte del archipiélago), que asumirá la deliberación final.

Tras la detención del presunto testaferro, Venezuela indicó que Saab es un ciudadano venezolano y un “agente” del Gobierno, que se hallaba “en tránsito” en Cabo Verde para regresar al país.

Pese a mantener un bajo perfil en Colombia, el nombre de Saab apareció en los medios cuando la exfiscal venezolana Luisa Ortega lo acusó en 2017 de ser uno de los testaferros de Maduro.

Saab, nacido en la ciudad colombiana de Barranquilla y de origen libanés, está relacionado con varias empresas, entre ellas Group Grand Limited (GGL), acusada de suministrar con sobreprecios al régimen de Maduro alimentos y víveres para los gubernamentales Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP).

Un funcionario del Gobierno estadounidense indicó en julio de 2019 que con los CLAP, que se entregan a los más pobres, el empresario colombiano y tres hijastros de Maduro se lucraron, al parecer, con “cientos de millones de dólares”.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Antonio Puglisi

Periodista italovenezolano especializado en economía y periodismo de investigación.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído