También revivió sus paranoias de un magnicidio orquestado en Colombia

Maduro ataca a la Iglesia y la obliga a ‘llenar’ sus templos y conventos con pacientes COVID-19

A pesar de llevar meses ufanándose de tener listas 23.000 camas hospitalarias, el dictador acusó a la Iglesia venezolana de falta de colaboración

Maduro ataca a la Iglesia y la obliga a ‘llenar’ sus templos y conventos con pacientes COVID-19
Nicolás Maduro PD

El régimen de Nicolás Maduro atacó a la Iglesia Católica tras quedar en evidencia por sus mentiras sanitarias.

A pesar de llevar meses ufanándose de tener listas 23.000 camas hospitalarias, el dictador venezolano acusó a la Iglesia venezolana de falta de colaboración. Una demostración más de que sus anuncios son mera propaganda.

El tirano chavista exigió a los obispos venezolanos a recibir en sus iglesias y conventos a pacientes con el virus.

“Ojalá prestaran sus instalaciones, algunos de estos prelados que critican al padre Numa, prestaran las instalaciones de sus iglesias, de sus conventos, para ingresar personas con coronavirus para su tratamiento. Ojalá prestaran sus instalaciones para ingresar gente que viene del extranjero, connacionales, para darle trato cristiano, solidaridad, para darle el pan al que lo necesite”, apuntó durante una alocución transmitida por VTV.

El dictador respondió de esa manera a los religiosos que en las últimas semanas criticaron los polémicos dichos del padre Numa Molina, quien días atrás sostuvo que los migrantes que están retornando a Venezuela por las trochas (pasos fronterizos ilegales) son “bioterroristas”.

“Un trochero infectado es un bioterrorista que te puede quitar la vida a ti y a tus seres más queridos. Entren por los pases autorizados, bienvenidos a su patria pero sométanse a la cuarentena, no vengan a infectar a los venezolanos”, escribió el religioso en sus redes sociales.

Los Jesuitas de Venezuela rechazaron esas clasificaciones de Numa Molina.

“La Compañía de Jesús rechaza los términos peyorativos utilizados por un religioso de esta Congregación, con los que se ha referido a los migrantes en situación de retorno al país, pues ofenden la dignidad humana de los hermanos venezolanos que regresan al país en condición irregular debido a los controles desmedidos impuestos por el Ejecutivo Nacional, incluso antes de la pandemia del COVID-19″.

Mentiras chavistas

Las exigencias de Maduro llamaron la atención ya que desde marzo, cuando se desató la pandemia, se ufana de tener listas 23.763 camas hospitalarias para atender la emergencia, entre ellas 4.759 camas de hospitales privados y 4.000 camas de hoteles.

Según los datos del propio régimen, cuestionados por la oposición por falta de transparencia, en el país hay 15.463 contagiados por lo que no debería necesitar ningún tipo de colaboración de la Iglesia.

El diputado opositor venezolano José Manuel Olivares, médico de profesión, denunció el colapso del sistema sanitario venezolano en plena pandemia de coronavirus.

“Para el cierre de hoy, confirmamos que el Hospital Domingo Luciani, el Hospital Pérez Carreño y el Hospital Universitario de Caracas han llegado al tope de su capacidad. En el estado Anzoátegui, el Hospital Luis Razetti también tiene ocupadas todas sus camas y ventiladores”, expresó en sus redes sociales.

El dictador reconoció que en las últimas semanas Venezuela tuvo “un crecimiento preocupante de contagios”, y detalló que entre 80 y 85 por ciento de los casos positivos de coronavirus son asintomáticos.

Adelantó que el proceso de flexibilización desde esta semanas será limitada, ya que hay varios estados que mantienen un alto índice de contagios. Por ese motivo, Caracas, Miranda, Zulia, Sucre, Bolívar, La Guaira y Táchira, seguirán en cuarentena estricta.

Anzoátegui, Aragua, Falcón, Lara, Yaracuy, Nueva Esparta, Monagas, Carabobo y Mérida, en cambio, pasarán a fase dos. Mientras que la flexibilización ampliada se aplicará en los siguientes estados: Portuguesa, Guárico, Barinas, Amazonas, Delta Amacuro, Trujillo, Cojedes, Apure (excepto municipios fronterizos).

Paranoia

En su alocución, Maduro volvió a acusar al gobierno colombiano de preparar un “plan desestabilizador” para terminar con el régimen chavista. Asimismo, acusó al presidente Duque de impulsar un operativo para matarlo: “Está preparando francotiradores para asesinarme”.

Casi a diario el dictador apunta contra el gobierno de Duque. Incluso ha llegado a referirse al COVID-19 como el “virus colombiano”.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído