El negocio de Cuba y los médicos cubanos por el mundo

La presidenta de Bolivia ‘revienta’ el fraudulento negocio Evo y la dictadura cubana: «Menos de un tercio eran médicos»

"El 80% era desviada para financiar al castrocomunismo que tiene sometido y esclavizado a su pueblo"

Los negocios de la izquierda revolucionaria siguen saliendo a la luz, lo mismo da que sea en España, Venezuela, Cuba o cualquier lugar en el que lleguen al poder.

En esta oportunidad fue la presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez, quien desveló el millonario y fraudulento negocio detrás de las supuestas misiones médicas que llegaban desde Cuba hasta Bolivia.

En un vídeo, la presidente interina catalogó supuestos expertos en salud como «falsos médicos cubanos» y dio detalles de la cifras.

«Los falsos médicos cubanos, el programa firmado con Cuba, que incluía el trabajo de médicos, comunicadores y técnicos, según declaraciones oficiales, ahora nos revela que menos de un tercio eran profesionales de la salud.

Tenían un salario de 1.040 dólares, un viático de 68 bolivianos por día y gastos de transporte aéreo pagados por el Estado, haciendo un total de unos 9.000 bolivianos por cada uno de ellos, pero solamente el 20% de este monto llegaba a la brigada cubana, el resto del dinero, es decir, el 80% era desviada para financiar al castrocomunismo que tiene sometido y esclavizado a su pueblo”, explicó la presidenta interina del país sudamericano.

La denuncia de Human Rights Watch

La esclavización de médicos es un suculento negocio que aprovecha Cuba en sus convenios con diferentes países. 

Human Rights Watch denunció que el régimen cubano «impone normas draconianas a los médicos en misiones sanitarias que vulneran sus derechos fundamentales”.

En su informe, señaló que los gobiernos que solicitan asistencia de trabajadores de la salud cubanos para responder a la pandemia de COVID-19 ″deben exigir a las autoridades cubanas que reformen las leyes y reglamentos aplicables que vulneran, entre otros, los derechos a la privacidad, la libertad, la libertad de expresión y asociación, y el libre movimiento”.

Cuba envió cerca de 1.500 profesionales médicos a distintos países para colaborar con la lucha contra la pandemia.

Las reglamentaciones oficiales establecen que los trabajadores pueden recibir sanciones disciplinarias si entablan “amistad” con personas que tengan “opiniones hostiles o contrarias a las de la revolución cubana”.

“Los médicos cubanos enviados a responder a la pandemia de COVID-19 ofrecen valiosos servicios a numerosas comunidades, pero a costa de sus libertades más básicas”, señaló José Miguel Vivanco, director para las Américas de Human Rights Watch.

“Los gobiernos interesados en recibir la asistencia de médicos cubanos deben exigirle al gobierno de Cuba que reforme su orwelliano sistema, que regula con quiénes los médicos pueden vivir, hablar o incluso mantener una relación sentimental”.

Cuba regula incluso los aspectos más triviales de la vida de los médicos cubanos que participan en misiones, de maneras que vulneran los derechos de libertad de asociación.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído