La iniciativa de Sánchez y Borrell para saltarse el protocolo ya bastante adelantado en la CPI

El chavismo tiene su candidato a la Fiscalía de la Corte Penal Internacional, propuesto por Pedro Sánchez

Un expresidente de la Unión Progresista de Fiscales al rescate del Gobierno socialcomunista

El chavismo tiene su candidato a la Fiscalía de la Corte Penal Internacional, propuesto por Pedro Sánchez
Nicolás Maduro y Pedro Sánchez.

A mediados del pasado año, la Corte Penal Internacional (CPI) designó un comité de expertos para la selección del próximo Fiscal de la CPI, uno de los cargos más importantes de cara al futuro de esta Corte universal.

Se presentaron más de 160 candidatos y en la primera criba fueron descartados la mitad. De los restantes, a principios de 2020 se escogieron 14, y a finales de junio pasado fueron presentados los 4 preseleccionados: El nigeriano A. Morris Anyah; el irlandés B. Fergal Gaynor; la ugandesa C. Susan Okalany; y el canadiense Richard Roy.

El pasado jueves 6 de agosto, el diario “El País” ha informado que Pedro Sánchez, presidente del gobierno español, propondrá a la CPI como su candidato a dicho cargo, al jurista Carlos Castresana, exfiscal de la Audiencia Nacional y el Tribunal Supremo, con amplia experiencia internacional, quien fuera presidente de la Unión Progresista de Fiscales, pero que no pasó de los 14 preseleccionados.

Obviamente, a José Luis Rodríguez Zapatero, Pedro Sánchez y Josep Borrell, no les satisfacen los preseleccionados, especialmente porque no les garantizan la impunidad de su cómplice ideológico Nicolás Maduro, quien probablemente tenga que someterse a la jurisdicción de la CPI, por las graves denuncias que contra él cursan.

La gambiana Fatou Bensouda, Fiscal que abandonará el cargo a mediados de junio de 2021, ha retrasado la investigación preliminar contra Maduro que abrió el 08 de febrero de 2018, hasta límites inconcebibles, que le han valido acusaciones por faltas graves de negligencia y omisión, por lo que probablemente no se pronunciará al respecto, y corresponderá al nuevo Fiscal que se elija, abrir la investigación.

Pedro Sánchez asume esta iniciativa confiando en la habilidad de Josep Borrell para lograr apoyos de los Estados Parte de la Unión Europea, para tratar de garantizar a Nicolás Maduro un proceso que le garantice la inmunidad, sin tomar en cuenta que está conspirando contra un procedimiento establecido por la CPI. Esto, además de perverso y anti ético por tratarse de un atajo, es anti jurídico, pues ya su candidato fue descartado por el Comité especializado que realizó la preselección.

Lo único bueno que tiene esta iniciativa es que evidencia que Nicolás Maduro y José Luis Rodríguez Zapatero no confían en los candidatos preseleccionados, y eso nos hace abrigar esperanzas de que pronto en La Haya cambiarán los vientos a favor de las víctimas venezolanas de la dictadura chavista/madurista.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído