"El Reino de España participa activamente en la fuga ilegal de un peligroso delincuente" ha denunciado el chavismo

La dictadura venezolana denuncia a España por «complicidad» en la huida de Leopoldo López

"El jefe de la misión diplomática española en Venezuela fungió como principal organizador y cómplice confeso" de la fuga de López, ha expresado la cancillería del régimen

La dictadura venezolana denuncia a España por "complicidad" en la huida de Leopoldo López
El dictador Nicolás Maduro y Pedro Sánchez.

El régimen venezolano ha mostrado un aparente desencanto con España por la fuga de Leopoldo López y la llegada del político a Madrid, pero todo puede ser parte de una nueva jugarreta política.

Este domingo 25 de octubre de 2020, la cancillería chavista emitió un comunicado en el que denuncia la complicidad de España por «la fuga ilegal de un peligroso delincuente», en referencia al líder político venezolano.

«Venezuela denuncia el incumplimiento flagrante de las disposiciones fundamentales de la Convención de Viena sobre relaciones diplomáticas por parte del Reino de España», dice el comunicado que afirma que se ha violado a Convención de Viena, que rige las relaciones diplomáticas, al permitir la salida del país del líder opositor Leopoldo López, que se encontraba en la residencia del embajador español en Caracas desde abril de 2019.

El señalado es el embajador español en Venezuela, Jesús Silva por su «inédita y continua violación» de dicha convención, y destacan que el asunto «se remonta, al menos, al año 2017», una blanco fácil para el régimen sabiendo que desde hace algunas semanas se anunció la salida del diplomático de la embajada española en Caracas.

«El jefe de la misión diplomática española en Venezuela fungió como principal organizador y cómplice confeso» de la fuga de López, una acción «inaceptable» e «incomprensible».

A partir de allí, añaden que «El Reino de España participa activamente en la fuga ilegal de un peligroso delincuente y decide recibirlo en su territorio sin reparar en las leyes internacionales e incluso en las leyes migratorias españolas y en los acuerdos bilaterales en materia de justicia».

Un reclamo aparente

El Gobierno venezolano recuerda que Silva fue expulsado el 25 de enero de 2018 «como consecuencia de reiteradas intromisiones en asuntos internos» y, posteriormente, «se acordó con las autoridades españolas su regreso en abril de ese mismo año, bajo un renovado compromiso de respeto a las leyes venezolanas e internacionales».

Todo podría tratarse de un nuevo show de apariencias que concluya con la salida definitiva de Silva del país caribeño para dejar el camino abierto para la llegada de un embajador cercano a los intereses del régimen, de una buena parte del PSOE y de Unidas Podemos.

El pasado 29 de septiembre, el Gobierno del PSOE-Podemos autorizó que el embajador de España en Cuba, Juan Fernández Trigo, fuese el elegido para tomar las riendas de la embajada de España en Caracas, cambios que están aún pendiente de realizarse y que seguramente se adelantarán tomando en cuenta los actuales eventos.

La llegada de Juan Fernández Trigo se convierte en un abrazo del gobierno español a Nicolás Maduro, el diplomático se encuentra en La Habana desde 2018 y sabe lo que es lidiar con un régimen dictatorial.

Un conocimiento que será clave en Caracas de cara a la imposición de la Ley Antibloqueo –que viene a ser el poder infinito de Maduro–, las próximas elecciones fraudulentas y a las cambiantes relaciones del Gobierno español con el presidente al que en teoría reconoce, Juan Guaidó.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído