Entrevistas a los abogados Blas Imbroda y William Cárdenas en el podcast 'Venezuela: entendiendo a una narcodictadura'

La patraña del dictador Nicolás Maduro para zafarse de la Corte Penal Internacional

"Los crímenes de lesa humanidad en Venezuela se han cometido y se están cometiendo actualmente, es decir, no han cesado, esa es la gravedad", afirmó el abogado española Blas Imbroda

Han transcurrido 16 años desde que la Corte Penal Internacional (CPI) conoció por primera vez sobre las violaciones de los derechos humanos en Venezuela.

Los regímenes de Hugo Chávez y Nicolás Maduro se asentaron en el poder con apariencia electoral pero imponiéndose a base de fuerza, los venezolanos, por su parte, no han conseguido hasta la fecha de hoy ninguna posibilidad de justicia en los tribunales del Estado.

Algo de esto se podía palpar en los titulares de los medios, y en las redes sociales el pasado 5 de noviembre de 2020, cuando la fiscal de la CPI, Fatou Bensouda anunciaba que informó al fiscal chavista, Tarek William Saab –y al Defensor del Pueblo puesto por Maduro–, que existen «fundamentos razonables para creer que en Venezuela han ocurrido delitos de competencia de la Corte».

Para muchos venezolanos, con esperanzas de recuperar su país pero también con sed de justicia, es una buena noticia, pero el proceso de investigación aún ni siquiera se ha iniciado, se encuentra en una fase preliminar y además el anuncio de Bensouda se hace al lado de los representantes del régimen, reconocidas como autoridades a pesar de que no han sido designadas por el Parlamento legítimo.

La argucia jurídica del dictador Venezolano

¿Cuál es entonces el escenario real? Desde el régimen venezolano entienden que la reunión se trató de un saludo para informar a la CPI que en Venezuela los hechos de violencia y las violaciones a los Derechos Humanos se están investigando, y el propio Saab añadió:

«La Corte Penal Internacional no sustituye al sistema de justicia de Venezuela, sino que más bien tiene un carácter complementario«, esta es la patraña del dictador venezolano para zafarse de la CPI en la fase preliminar y la principal misión de Haifa El Aissami, embajadora chavista ante el organismo.

Por tal razón, para el episodio 7 del podcast ‘Venezuela: entendiendo a una narcodictadura’, hemos contado con dos invitados que conocen muy bien cómo funciona esta jurisdicción del derecho internacional.

El abogado penalista español y experto ante la CPI Blas Jesús Imbroda, quien se encargó de llevar la denuncia de la fiscal venezolana Luisa Ortega Díaz ante ese organismo, ha dado la respuesta clave al argumento de Saab, «No caben teatrillos ni las apariencias de juicios», pero además ha destacado «la singularidad clave del caso de Venezuela».

«La CPI ha conocido de crímenes en lugares del mundo, en el Congo, etcétera, pero crímenes que se iniciaron y acabaron en un espacio temporal y en un espacio geográfico. Sin embrago, los crímenes de lesa humanidad en Venezuela se han cometido y se están cometiendo actualmente, es decir, no han cesado, esa es la gravedad y por eso es la urgencia y la apremiante necesidad de que la autoridad de la CPI diga basta ya y dicte una orden de detención contra Maduro y los máximos responsables de los crímenes», fue parte de lo expresado por el abogado español.

También contamos con las palabras del abogado internacionalista y exdiplomático William Cárdenas, quien es presidente del Comité Internacional contra la Impunidad en Venezuela (CICIVEN), organización que ha denunciado de manera reiterada al régimen de Maduro, pero también a la fiscal de la CPI Fatou Bensouda.

«Sería irresponsable crear falsas expectativas en relación a lo que pueda pasar en la Corte Penal Internacional, después de 16 años esta señora ni siquiera reconoce, ella dice que parece que hay algunos indicios de que en Venezuela se han cometido crímenes competencia de la Corte, pero no dice qué crímenes, no dice dónde, no dice cuando ni quién es el responsable de eso… ya desde CICIVEN se ha denunciado a la señora Bensouda, es absolutamente impropio, cinco millones de desplazados, ¡es que se dice pronto!», fueron algunas de las palabras de William Cárdenas.

En el programa se abordan diferentes enfoques en relación con el rol del máximo tribunal penal internacional:

¿Cuáles son los intereses de Fatou Bensouda y por qué ha demorado tanto el ‘caso Venezuela’?

¿Por qué es importante la figura del exfiscal de la CPI, Luis Moreno Ocampo?

¿Por qué Venezuela es el único país que cuenta con un embajador exclusivo para la Corte Penal Internacional?

¿Cuál es el rol de la embajadora chavista en la CPI Haifa El Aissami, hermana del acusado por narcotráfico Tareck El Aissami?

¿Qué expectativa pueden tener los venezolanos?

Escuchar el episodio 7 del podcast ‘Venezuela: entendiendo a una narcodictadura’

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Jesús Mitchelle Torres

Licenciado en ciencias fiscales (ENAHP – IUT), especialista en auditoría de Estado (Universidad Simón Bolívar) y magíster en gerencia pública (IESA) con siete años de experiencia como auditor de Estado en Venezuela.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído