Mario Rozas dejó su cargo al frente de la Policía del país tras un polémico operativo

El jefe de los Carabineros de Chile renuncia después de que que agentes hirieran de bala a dos adolescentes

El presidente, Sebastián Piñera, aceptó su decisión y afirmó sentir “admiración y gratitud” por su labor

El jefe de los Carabineros de Chile renuncia después de que que agentes hirieran de bala a dos adolescentes
Mario Rozas PD

Dos heridos fueron suficientes para que el jefe de los Carabineros de Chile renuncie.

Mario Rozas dimitió a su cargo después de que dos jóvenes resultaran heridos de bala tras un operativo policial, en un hecho que causó repudio generalizado y se sumó a una serie de denuncias por abusos policiales en Chile.

“En la mañana del 19 de noviembre el general director de Carabineros, Mario Rozas, me ha presentado su renuncia al cargo, y me ha dado sus razones y sus argumentos; yo comparto las razones y argumentos y en consecuencia he aceptado su renuncia”, dijo el presidente Sebastián Piñera, en un mensaje en el palacio de Gobierno.

Piñera afirmó sentir “admiración y gratitud” por la labor de Rozas, a quien “le tocó dirigir a Carabineros de Chile en un tiempo extraordinariamente difícil y complejo”, con “demasiada violencia”.

El mandatario anunció que el general Ricardo Yáñez sustituirá a Rozas al frente del organismo. Al nuevo mando le ha exhortado a “impulsar con total compromiso y voluntad la modernización de Carabineros de Chile”, una institución en el punto de mira desde las protestas masivas de 2019.

La salida de Rozas llegó tras una reunión en La Moneda en la que, además de Piñera, también estuvieron presentes los ministros de Justicia, Hernán Larraín; e Interior, Rodrigo Delgado. Este último confirmó el miércoles los detalles del polémico operativo en Talcahuano.

Las investigaciones preliminares, adelantó Delgado, indican que los agentes habrían acudido al centro para escoltar a un equipo médico, “dado que había algunos contextos, aparentemente, de cierta violencia”, que había sido llamado para atender a un joven, “y en ese momento, cuando llega Carabineros, hay una situación que se está investigando”.

Al menos dos adolescentes de 16 y 17 años fueron heridos presuntamente de bala por policías chilenos que ingresaron haciendo uso de sus armas a un hogar estatal de menores en la Región del Biobío, en el sur del país, informaron fuentes oficiales.

La Defensora de la Niñez, Patricia Muñoz, aseguró que la situación es “una manifestación más del horror que representa la violencia estatal”, ejercida por quienes “debiesen proteger a niños, niñas y adolescentes y que en definitiva los atacan de forma reiterada y desmedida”.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído