El venezolano está ahora de caer en las manos de un régimen que podrá torturarle o asesinarle

España cede ante el dictador Maduro y le entregará a un solicitante de asilo

Ernesto Quintero fue capturado por la Guardia Civil para de extraditarlo de forma urgente, una decisión que va contra la Agencia de Refugiados de Naciones Unidas (ACNUR)

España cede ante el dictador Maduro y le entregará a un solicitante de asilo
Ernesto Quintero PD

El Gobierno de España sigue complaciendo los caprichos de la dictadura de Nicolás Maduro.

La Guardia Civil detuvo a Ernesto Quintero, de 41 años, con la intención de extraditarlo de forma urgente a Venezuela.

Una situación que supone un peligro para la integridad física y psicológica, ya que podrá sumarse a la larga lista de ciudadanos torturas y asesinados extrajudicialmente por parte de la dictadura chavista.

El ciudadano venezolano, antiguo empleado de una Casa de Bolsa en el país criollo, se encuentra en la prisión de Soto del Real, aturdido todavía por la pesadilla en la que le han sumido las autoridades españolas.

La posición favorable de la Fiscalía acompañó la sentencia de la Audiencia Nacional, que el año pasado accedió a la deportación reclamada por el chavismo. El recurso de súplica de Quintero tampoco fue atendido por las autoridades judiciales españolas.

El Consejo de Ministros finalmente decidió tramitar la extradición pese a la postura en contra de la Agencia de Refugiados de Naciones Unidas (ACNUR), que en su escrito no solo destacó el arraigo familiar de Quintero, sino también reiteró su recomendación «de no retorno y la valoración adecuada de sus necesidades de protección internacional, teniendo en cuenta la situación humanitaria y de seguridad en Venezuela».

A Quintero se le denegó el estatus de asilo por contar con antecedentes penales por su caso.

La decisión gubernamental se ha tomado pese a que Naciones Unidas acusa al régimen bolivariano de practicar torturas, ejecuciones extrajudiciales y violaciones sexuales contra perseguidos y detenidos.

En Venezuela tampoco existe el menor atisbo de independencia judicial, sino todo lo contrario: unos jueces que obedecen órdenes de los mandos bolivarianos.

Lo que más extraña del caso de Quintero es que se trata de un empleado sin ninguna proyección pública cuando en España hasta ahora se han frenado las extradiciones de pesos pesados del chavismo, como Hugo «El Pollo» Carvajal, director de la Inteligencia y Contrainteligencia del chavismo con Hugo Chávez y Nicolás Maduro, y la famosa enfermera del «comandante supremo», Claudia Díaz Guillén, involucrada en tramas corruptas y millonarias.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído