Las viviendas son vendidas por casi 3.000 dólares cuando tenían un valor superior a los 80.000 dólares

El paradisíaco lugar de la Venezuela chavista donde nadie quiere vivir

A pesar de que la región fue un paraíso vacacional, la gestión de la dictadura bolivariana lo convirtió en un espacio del que todos buscan alejarse

El paradisíaco lugar de la Venezuela chavista donde nadie quiere vivir
Río Chico PD

El régimen chavista es capaz de convertir un paradisíaco lugar en un lugar de pesadilla.

La localidad de Río Chico fue durante decenios fue un paraíso vacacional, el lugar al que muchos venezolanos acudían para relajarse junto al Caribe y desconectar del bullicio de la ciudad.

Sin embargo, la falta de ley promovida desde la tiranía hacen que la zona sea un hervidero de delincuencia.

Fernando Valera, uno de los pocos que compró una casa en la localidad de Río Chico y se resiste a marcharse, me explica: «Hay alguna casa que la están vendiendo por 3.000 dólares, pero la mayoría de dueños sencillamente abandonaron las suyas».

Raúl López, quien fue secretario de Desarrollo Económico del estado Miranda, que engloba la región de Barlovento, recuerda que «en la buena época, las casas aquí costaban por lo menos 80.000 dólares».

Una de las zonas más abandonadas es la de los Canales de Río Chico.  

Desarrollada en la década de 1970, sus promotores querían emular a algunas de las urbanizaciones exclusivas de Miami y otros lugares costeros de Estados Unidos, en las que los dueños de casas de lujo pueden llegar en lancha directamente hasta su entrada.

Sin embargo, ahora es una zona casi desierta y a la merced de los criminales que buscan sacar beneficio de cualquier imprudente que visite la zona en búsqueda de tranquilidad.

En el municipio de Río Chico no cuesta encontrar antiguas villas vacacionales reducidas a la ruina.

Algunas eran propiedad de grandes empresas del país que las ofrecían a precios ventajosos a sus empleados, o del Estado, que dejó de ocuparse de su mantenimiento tiempo atrás.

Sin visitantes urbanos a los que extorsionar o asaltar, ahora son los productores de cacao de la zona los que tienen que pagar a las bandas que han hecho de Barlovento su fortín.

TODAS LAS OFERTAS

LA MEJOR SELECCIÓN DE OFERTAS ONLINE

Seleccionamos y organizamos miles de ofertas online para ti

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído