Que se elogie a la revolución criminal y a los torturadores castristas desde los despachos del Gobierno Sánchez es razón de oprobio y deshonra.

’15N’: los cubanos salen a la calle a exigir libertad y el régimen comunista activa la maquinaria represiva

La dictadura cubana y sus sicarios atacan, hostigan y amenazan a los demócratas

'15N': los cubanos salen a la calle a exigir libertad y el régimen comunista activa la maquinaria represiva

Los cubanos están convocados este 15 de noviuembre de 2021a una jornada de protesta contra la dictadura y a favor de la libertad, los derechos humanos y la excarcelación de los presos políticos.

No será un día sencillo para los valientes que se atrevan a movilizarse. La dictadura se ha empleado a fondo para sabotear la protesta pacífica del 15-N, convocada por el grupo Archipiélago, con una estrategia de presiones sin precedentes que ha incluido, además de por ejemplo atropellos contra la prensa internacional como la retirada de credenciales a la agencia Efe, actos de repudio, ofensivas mediáticas de descrédito, arrestos arbitrarios, intimidaciones a las familias y despidos laborales.

También severas condenas a los detenidos durante las últimas protestas del 11 de julio, y el aviso de que aquellos que se pronuncien de forma pública podrían enfrentarse a una pena por sedición de 20 años de cárcel.

Es un hecho que manifestarse contra la tiranía en la isla prisión puede costar la vida o el encierro inclemente.

Los que abrazan la causa de la libertad frente al régimen autoritario más longevo y sanguinario están revestidos de un coraje y una dignidad que merecen todo nuestro respeto y apoyo, y que debería remover la adhesión y la defensa de los gobiernos y las sociedades democráticas. Especialmente, España, por nuestros lazos históricos, culturales y sentimentales con el pueblo cubano.

Díaz Canel y su temible aparato policial y militar han probado que no cederán milímetro alguno a los anhelos de una ciudadanía harta de haber vivido subyugada durante seis décadas por una oligarquía comunista, abyecta y corrupta que ha expoliado el país. Tras las protestas del 11 de julio, mil personas fueron detenidas y 659 siguen hoy presas.

La represión más salvaje y arbitraria es el mensaje que campa por las avenidas en manos de los esbirros castristas.

Hoy, pese a todo, se escucharán gritos de libertad en La Habana y otras ciudades porque prende el germen de una resistencia fortalecida en las jóvenes generaciones de cubanos y amparada en las nuevas tecnologías que salvan barreras y fronteras antes inexpugnables para que los mensajes lleguen y calen.

En los últimos años, con Pedro Sánchez en la Moncloa y Josep Borrell en Bruselas, el papel de la diplomacia española, así como el de la europea, ha sido de una irrelevancia complaciente y desoladora.

Peor aún, que adalides de la tiranía castrista, autora de innumerables crímenes, también contra la humanidad, profiera sus soflamas contra la disidencia y elogie a la revolución criminal desde los despachos del gobierno de España es razón de oprobio y deshonra. Que Cuba recupere la libertad arrebatada y que se haga justicia a las víctimas es un deber y una urgencia moral para la comunidad internacional.

Cada cubano asesinado, torturado y humillado recae sobra las conciencias y el debe de las cancillerías que se sientan a ver desfilar los cadáveres de los inocentes.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído