La dictadura de Nicaragua ignora la cuarta campaña consecutiva de “Navidad sin presos políticos”

El dictador Daniel Ortega no suelta ningún preso político, pero sí a más de mil reos comunes

El régimen tampoco permitió visitas de familiares a los periodistas, dirigentes opositores y militantes detenidos

El dictador Daniel Ortega no suelta ningún preso político, pero sí a más de mil reos comunes
Daniel Ortega PD

El dictador Daniel Ortega se burló de la petición de sus ciudadanos.

El tirano ignoró la demanda de familiares de presos políticos, de organizaciones opositoras y de derechos humanos para liberar a los 171 reos de conciencia que mantiene en las cárceles. Ni siquiera permitió para ellos las tradicionales visitas familiares que se organizan para los reos en estas fechas.

Desde noviembre pasado, organizaciones opositoras, organismos de derechos humanos y familiares de reos, impulsaron la cuarta campaña consecutiva de “Navidad sin presos políticos” en Nicaragua, que consiguió un importante respaldo nacional e internacional.

“Aunque las elecciones fraudulentas han terminado, Ortega-Murillo continúa arrestando a figuras de la oposición por cargos inventados y tratando de silenciar las voces críticas. Nos sumamos a las convocatorias en Nicaragua por una Navidad sin presos políticos”, expresó a través de Twitter Brian A. Nichols, Subsecretario de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental, del Departamento de Estado de Estados Unidos.

En esta cárcel están 36 de los más de 40 líderes políticos, empresariales y periodistas detenidos a partir del 28 de mayo pasado. Entre ellos, siete personas que aspiraban a competir contra Daniel Ortega como candidatos de la oposición en las elecciones de noviembre. A ninguno se les permitió visita este mes, denunciaron familiares.

Se reportan, sin embargo, un par de casos de presos políticos que se encuentran en las cárceles del sistema penitenciario que fueron visitados por sus familiares. Carolina Jirón es uno de ellos. Ella pudo visitar a su hija, Samantha Jirón, una estudiante de 21 años, el 20 de diciembre. “Me dejaron verla y luego nos hicieron firmar unos papeles haciendo constar que nos habían permitido la visita. Nos prometieron que el 24 (de diciembre) habría una visita especial, que nos llamarían. Me quedé esperando, pegada a ese teléfono”, dice la madre.

Desde el 2016, el régimen de Daniel Ortega inició un programa de excarcelación que hasta este diciembre acumula 26 mil 386 presos liberados, dijo Murillo. “Incluyen en este número a esas personas que algunos llaman tranqueros, otros llaman terroristas, otros llamamos criminales, pero, al fin y al cabo, también recibieron la generosidad del pueblo nicaragüense”, expresó la esposa de Daniel Ortega refiriéndose a los presos políticos liberados por amnistía en 2019.

En algún momento Daniel Ortega estuvo del otro lado, preso en las cárceles somocistas, y su madre pidiendo su libertad en las campañas “Navidad sin presos políticos”. En ese tiempo Anastasio Somoza era el dictador y Ortega el preso político, pese a que fue detenido después de asaltar un banco y asesinar un sargento de la Guardia Nacional. Doña Lidia Saavedra de Ortega, su madre, fue dirigente de un comité de familiares que impulsó estas campañas en los años setenta para liberar a los presos políticos cuando Ortega estaba preso.

Ahora Daniel Ortega es el dictador e incluso quienes expusieron su vida para liberarlo hoy, paradójicamente, son sus prisioneros y son tildados de “tranqueros, terroristas, y criminales”, por Rosario Murillo. Edgard Parrales, 79 años, capturado el 22 de noviembre luego de dar una entrevista en un canal de televisión, fue uno de los jóvenes que se tomaron la catedral de Managua la Navidad de 1972 para demandar la libertad de los presos políticos, Daniel Ortega entre ellos.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído