La otra cara del magnate Hearst

La otra cara del magnate Hearst

Una nueva biografía sobre William Randolf Hearst, el magnate de la prensa que inspiró el Ciudadano Kane de Orson Welles, revela aspectos hasta ahora desconocidos de uno de los personajes más emblemáticos del periodismo estadounidense. “Hearst, un magnate de la prensa”, escrita por David Nasaw llega a España a través de Tusquets Editores.

William Randolf Hearst, considerado uno de los pioneros del periodismo amarillo en Estados Unidos, fue el primer creador de un conglomerado periodístico, propietario de una cadena de revistas y periódicos con 20 millones de lectores diarios entre los 120 millones de habitantes en los Estados Unidos de su época. Incluso Hitler y Churchill utilizaban su prensa para hablar al mundo. Desde sus páginas propició incluso la guerra entre España y USA por Cuba.

Ésta es su faceta más conocida, la que inmortalizó Welles en el cine. Pero en este nuevo retrato de más de 800 páginas, realizado a partir del archivo personal de Hearst y de documentos que en su mayor parte no se habían publicado, David Nasaw habla de un ser con excesivos perfiles y muy contradictorio. «Un hombre corpulento de voz casi imperceptible; un tímido que se sentía bien entre las multitudes; un halcón de guerra en Cuba y México, pero un pacifista en Europa; un jefe despótico incapaz de despedir a sus empleados; un esposo devoto que vivía con su amante», comenta el autor en la obra.

El libro habla también de la relación entre Hearst y Hitler. El que sería Fülher era consciente del poder de la cadena de periódicos del magnate estadounidense y acabó escribiendo para ellos. Pero Hearst le despidió porque «sus artículos llegan tarde, escribe muy mal y no nos ha dado ninguna de las exclusivas que nos prometió».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído