RSF denuncia en la Eurocámara el «atentado a la libertad de expresión» del CAC

(PD/Efe).- A Anaquelle Arqui, de Reporteros sin Fronteras, la nueva ley audiovisual de Cataluña le deja «muy preocupada» y soprprendida por el hecho de que una medida tan «restrictiva pueda ser votada en un país europeo». Además, considera un «atentado a la libertad de expresión» el que se establezca la veracidad informativa como criterio para multar o cerrar medios:

«Se trata de una fórmula muy peligrosa pues es suficientemente maleable y subjetiva para que pueda ser empleada con mucha amplitud».

Son palabras pronunciadas en la sede del Parlamento Europeo en la rueda de prensa previa a la entraga de las firmas, y en la que también han intervenido Luis Herrero y Pedro J. Ramírez.

El parlamentario del PP en la comisión de Peticiones, Carlos Iturgáiz, ha asegurado que las 700.000 firmas que la respaldan la denuncia, son «garantía» de que será admitida a trámite.

_____

24.01.06 – 12.01.33

Las asociaciones internacionales periodísticas, con la Cope y contra el CAC

Israel Cuchillo (Periodista Digital).- La indignación por el acoso de la Generalitat a la Cope, materializado ahora con la herramienta censora legal del Consejo Audiovisual de Cataluña, ha traspasado fronteras. Las más de 700.000 firmas de adhesión al manifiesto Cope llegan hoy al Parlamento Europeo, acompañadas de representantes de Reporteros Sin Fronteras y de la Asociación Mundial de Periódicos.
El Instituto Internacional de Prensa, aunque no estará presente en la entrega de firmas, también ha manifestado su apoyo a la emisora.

La Comisión de Peticiones de la UE va a vivir este martes una jornada histórica cuando reciba las cajas con las 700.000 firmas recogidas a través de las emisoras de la Cope y su web, del portal Libertad Digital y de la página de Luis Herrero, ya que se va a pulverizar el anterior récord de entrega de firmas en el órgano comunitario (15.000, hasta la fecha).

Luis Herrero, Pedro J. Ramírez y Cayetana Álvarez de Toledo depositarán a las 15.00 horas las rúbricas de apoyo acompañados por la secretaria general de Reporteros sin Fronteras, Anaquelle Arqui, y el director general de la Asociación Mundial de Periódicos, Timothy Balding.

Estos heraldos en defensa de la Cope mantendrán una reunión con el presidente del Grupo Popular Europeo, Hans Gert Poettering, con el presidente de la comisión de Libertades Públicas, Justicia e Interior, Jean Marie Cavada y su homólogo en la comisión de Peticiones del Parlamento Europeo, Martin Libicky. También mantendrán un encuentro con Jaime Mayor Oreja, portavoz popular en la Eurocámara.

Enlaces relacionados:

Los periodistas europeos, contra la ley audiovisual catalana

Justicia en lugar de CAC

Cope se acerca a ERC

TEXTO ÍNTEGRO DEL MANIFIESTO COPE

Los firmantes de esta petición, periodistas españoles, queremos llamar la atención del Parlamento Europeo sobre la existencia de una operación política en nuestro país destinada a desposeer a la segunda cadena de radio más importante de España de todas sus emisoras en Cataluña.

Esta iniciativa contraviene los artículos 6 y 7 del Tratado de la Unión Europea, el artículo 10 del Convenio Europeo para la protección de los derechos humanos y el artículo 11(2) de la Carta Europea de Derechos Fundamentales.

Si no se evita a tiempo, miles de ciudadanos perderán su derecho a escuchar los programas radiofónicos que libremente han sintonizado durante años.

Las leyes europeas establecen que «toda persona tiene derecho a la libertad de expresión. Este derecho comprende la libertad de opinión y la libertad de recibir o comunicar informaciones o ideas sin que pueda haber injerencia de autoridades públicas».

La operación política que se ha puesto en marcha en España, si se consuma, hará imposible el ejercicio de ese derecho fundamental en una amplia zona geográfica de la Unión.

Pedimos al Parlamento Europeo que llame la atención sobre esta violación de los derechos de los ciudadanos cometida por instituciones de un Estado miembro.

Este es el relato de los hechos:

En mayo de 1999, la Generalitat de Cataluña arrebató a la cadena COPE, propiedad de la Conferencia Episcopal Española, todas sus frecuencias en FM en Tarragona, Manresa y Barcelona.

El 16 de marzo de 2000, el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña sentenció que, con aquella decisión, el gobierno catalán había vulnerado el derecho fundamental de la libertad de expresión.

El 6 de septiembre de 2005, a pesar de todo, el gobierno de la Generalitat acordó continuar con los procedimientos de readjudicación de las emisoras que se vieron afectadas por la sentencia del 16 de marzo del 2000.

La decisión política de la Generalitat acredita el riesgo de que la cadena COPE sea desposeída en Cataluña de las frecuencias de las que ha sido titular desde la fecha de su adjudicación.

Durante los últimos meses muchas voces han denunciado, en vano, el propósito liberticida del gobierno catalán:

El 3 de octubre de 2005 la Junta Directiva de la Asociación Española de Radiofusión Comercial remitió una carta al gobierno autonómico pidiendo que respete definitivamente la propiedad de las emisoras en FM de la COPE en Cataluña. «Cualquier otra solución distinta a la que proponemos –dice textualmente la carta– conculcaría el derecho a la libertad de expresión».

El 24 de octubre de 2005, la Asociación Internacional de Radiodifusión, que representa a más de 17.000 emisoras privadas de radio y televisión de las tres Américas y Europa, se dirigió al Secretario de Comunicación de la Generalitat recordándole que su criterio es el de «otorgar las concesiones a quienes vienen ostentando su titularidad y posesión sin interrupción».

El 4 de noviembre de 2005, la Asociación Profesional Española de Informadores de Prensa, Radio y Televisión hizo pública una nota en la que, entre otras cosas, afirma que «la insidiosa e injusta campaña contra la COPE vulnera totalmente los derechos de la libertad de expresión». Y añade: «Nunca se había cometido tamaña tropelía sobre un medio de comunicación».

El 8 de noviembre de 2005, la Federación de Asociaciones de Radio y Televisión, que aglutina a todos los medios audiovisuales privados de España, emitió un comunicado para mostrar su respaldo a la cadena amenazada. El comunicado considera que la no renovación de las licencias de la COPE en Cataluña supondría «un ataque sin precedentes a la libertad de expresión».

Hasta ahora, ninguna de estas reclamaciones de las distintas agrupaciones profesionales ha servido para que las autoridades catalanas reconsideren su posición. Al contrario. Su beligerancia contra la COPE y sus profesionales ha ido en aumento.

El ministro de Industria del Gobierno español, José Montilla, de quien depende la regulación del espacio radioeléctrico, a pesar de su papel de regulador, ha respondido a las críticas acusando a la cadena de radio de «lanzar mensajes que incitan al odio, la división y la confrontación».

El propio Montilla calificó después al director del principal programa informativo de la emisora, Federico Jiménez Losantos, y a otros periodistas que salieron en su defensa, de «personas amorales de la derecha más extrema». Se da la circunstancia de que Jiménez Losantos sufrió un atentado terrorista en mayo de 1981, reivindicado por el grupo Terra Lliure, por firmar un manifiesto que defendía la igualdad de los derechos lingüísticos en Cataluña. Tras el atentado, todos los firmantes del manifiesto y más de 14.000 profesores castellanohablantes decidieron abandonar Cataluña.

El 23 de noviembre de 2005, una delegación oficial del Gobierno catalán viajó al Vaticano para presentar una queja formal por «los contenidos anticatalanes» que difunde la cadena.

Teniendo en cuenta que quien gobierna en Cataluña es el mismo partido al que pertenece el ministro Montilla, que tiene competencias sobre el funcionamiento de los medios de comunicación y facultades administrativas en el sector, la decisión de cercenar la libertad de expresión de la COPE se antoja inminente. Ante este hecho, las instituciones europeas no pueden permanecer inactivas.

Los firmantes de esta petición solicitamos que el Parlamento Europeo investigue con carácter de urgencia los hechos denunciados, certifique su veracidad y obre después en consecuencia.

FIRMANTES

Pedro J. Ramírez, director del diario El Mundo.
Antonio Mingote, miembro de la Real Academia de la Lengua.
Alfonso Ussía, escritor y periodista.
Javier Rubio, director de Libertad Digital.
Tomás Cuesta, miembro fundador del diario La Razón.
Melchor Miralles, director general de El Mundo TV.
Amando de Miguel, catedrático de Sociología de la Universidad Complutense.
Cayetana Álvarez de Toledo, Doctora en Historia por la Universidad de Oxford.
Luís Herrero-Tejedor, MEP y periodista

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Israel Cuchillo

Israel Cuchillo, taurino, periodista, community manager, editor. Afilando la comunicación 2.0. A veces me salen fotos chulas.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído