La prensa marroquí se encrespa con la visita de Zapatero a Ceuta y Melilla

La prensa marroquí se encrespa con la visita de Zapatero a Ceuta y Melilla

La prensa marroquí aborda en sus ediciones la visita del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, a las ciudades de Ceuta y Melilla este martes y el miércoles, tachándola de «lamentable, inoportuna y provocadora».

El periódico en francés del partido Istiqlal, «L»Opinion«, califica el viaje en estos términos y asegura que es «atentatoria contra los sentimientos de los marroquíes», ya que se produce «en contra del sentido de la evolución que conocen las relaciones hispano-marroquíes» y que se han centrado «en la buena vecindad, la comprensión, el respeto mutuo y la cooperación en todos los frentes». Y es que, para ellos, Ceuta y Melilla son «ciudades marroquíes ocupadas»

«Ciudades marroquíes ocupadas»

La cita literal afirma:

Le président du gouvernement espagnol José Luis Rodriguez Zapatero compte effectuer, demain et après-demain, une visite dans les villes marocaines occupées Sebta et Mellilia.

Cette visite, inopportune à nos yeux, provocatrice et attentatoire aux sentiments des Marocains, vient à contre sens de l’évolution que connaissent les relations maroco-espagnoles marquées, n’a-t-on cessé de soutenir, par le bon voisinage, la compréhension, le respect mutuel et la coopération tous azimut.

El citado periódico afirma que, «pese al optimismo, poco fundado hay que señalarlo, del Gobierno español asegurando que las relaciones con Marruecos no se van a ver afectadas en absoluto por la visita», el hecho es que la visita oficial de Zapatero a los «presidios objetos de los contenciosos territorial de Ceuta y Melilla» es, en sí misma, «una fuente de preocupación mayor» de la parte marroquí.

La misma preocupación la expresa el diario Al Alam, órgano de prensa del partido nacionalista Istiqlal, que recordó que el Reino alauí siempre ha apoyado la «apertura» de conversaciones sobre el estatus de Ceuta y Melilla, «como lo testimonia la proposición hecha por Hassan II (a mediados de la década de los ochenta) a favor de crear una célula de reflexión sobre los dos presidios».

Al Alam, órgano oficial del partido nacionalista conservador Istiqlal, dedica a la visita del presidente español un editorial feroz, cargado de veladas amenazas y de advertencias. El periódico se edita en árabe.

La pieza, traducida del árabe por Al Fanar y llegada a Periodista Digital en el boletin que periodicamente remite esa web especializada en temas árabes, se titula «La deplorable visita de Zapatero«:

La visita deplorable y hostil que el presidente del gobierno español, José Luís Rodríguez Zapatero, pretende realizar el martes y miércoles, 31 de enero y uno de febrero a las ciudades ocupadas de Ceuta y Melilla encarna la intención del gobierno de Madrid de perjudicar las relaciones con Marruecos insistiendo en la ocupación de las dos ciudades marroquíes.

La peligrosidad de la visita de Zapatero consiste en que será la primera visita de un presidente del gobierno español socialista a las dos ciudades ocupadas de Ceuta y Melilla después de que Felipe González, ex presidente del gobierno español, evitase tomar esta iniciativa hostil durante sus tres mandatos consecutivos al frente del gobierno.

La dimensión provocativa de esta visita reside en que Zapatero visitará las dos ciudades ocupadas como presidente del gobierno español. Mientras que el líder de la oposición de derechas (ante cuyas presiones sobre las dos ciudades Zapatero ha claudicado), el ex presidente del gobierno, José María Aznar, visitó Ceuta y Melilla durante la campaña electoral que le llevó luego al poder, pero no como presidente del gobierno.

No se puede justificar esta visita con los sangrientos incidentes que tuvieron lugar durante el asalto de cientos de inmigrantes clandestinos subsaharianos a las dos ciudades ocupadas para emigrar a Europa, puesto que la inmigración en los dos enclaves ocupados se ha calmado y se ha llegado a un acuerdo para la celebración de una conferencia ministerial euro-africano en abril para resolver el problema de la inmigración ilegal africana en el marco de un enfoque global.

En este sentido, Zapatero no debía claudicar ante las presiones de la oposición derechista para no convertir el dossier marroquí, tanto en su vertiente de la inmigración clandestina como de las dos ciudades ocupadas, en un punto de litigio en el marco de una mentalidad colonialista y de persistencia en la ocupación de Ceuta, Melilla y las islas mediterráneas.

En realidad, la visita de Zapatero no va a lograr maquillar la mala imagen de la ocupación española de las dos ciudades, ni «hispanizarlas» porque Marruecos está decidido a recuperarlas para su mapa del territorio nacional.

Desde la independencia de Marruecos, el Partido Istiqlal pidió a España que abandonara las dos ciudades ocupadas y las islas mediterráneas. Abbás el Fasi, secretario general del partido, aseguró en el acto de conmemoración del 11 de enero de 1944, que la postura del partido es defender la liberación completa del territorio marroquí ocupado, entablando conversaciones entre España y Marruecos para recuperar los enclaves ocupados del norte.

Marruecos siempre ha defendido la mejora de sus relaciones con su vecino ibérico. El difunto Hasán II propuso la creación de una célula de reflexión conjunta para tratar el futuro de las dos ciudades, que se basaría en la idea de poner fin al colonialismo devolviendo las dos ciudades a Marruecos y preservando los intereses económicos españoles.

Primera visita de un Presidente del Gobierno desde 1980

La vicepresidenta primera y portavoz del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, estimó el pasado viernes que la visita de Zapatero a Ceuta y Melilla no afectará «en absoluto» a las buenas relaciones que mantienen España y Marruecos en la actualidad.

«Las relaciones no se van a ver afectadas por la visita del presidente del Gobierno, en absoluto. Nuestras relaciones con Marruecos son muy buenas, positivas y por tanto, no tienen ni van a tener ningún tipo de incidencia» por el viaje de Zapatero a ambas ciudades, el primero de carácter oficial de un presidente del Gobierno desde 1980.

De la Vega indicó que ambos países van a seguir manteniendo, «afortunadamente«, las mismas relaciones bilaterales que en estos momentos y dejó claro que «no hay ningún problema» con los viajes que pueda realizar Zapatero «a donde quiera que sea».

«Han oído decir en muchas ocasiones al presidente del Gobierno que uno de nuestros objetivos fundamentales en esta legislatura ha sido precisamente mejorar, incrementar, fomentar y potenciar las buenas relaciones con nuestros vecinos. Y así se está haciendo con Marruecos, con Francia, con Portugal«, concluyó.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído