Boadella, el látigo de Maragall y ZP

Juan C. Osta (Periodista Digital).- Albert Boadella nunca ha ocultado sus simpatías por la izquierda, aunque hoy por hoy se ha convertido en un látigo para el partido socialista por la deriva nacionalista que atribuye a este partido a raíz del Pacto del Tinell: «La palabra Cataluña ha servido para encubrirlo todo, para tapar Banca Catalana o el 3 por ciento». Es la cabeza visible, junto a Arcadi Espada, del nuevo partido político no nacionalista Ciutadans de Catalunya.

En una entrevista en el diario ABC, el actor y director teatral Albert Boadella «destila rebeldía de exiliado en su propia tierra en el entreacto de esta desquiciada legislatura de Maragall«.

Célebres han sido las críticas de Boadella a los dirigentes políticos. Ha hecho críticas públicas a Franco, Jordi Pujol, Aznar, ERC… Y ahora a Maragall y a Zapatero.

En la conversación con Blanca Torquemada habla sobre la acogida de Ciutadans.

Cuando se difundió nuestro primer manifiesto en internet nos quedamos muy sorprendidos con el interés que suscitó. Eso sirvió para que se disipasen las dudas iniciales sobre si convenía o no crear un partido, porque la respuesta ha demostrado que en Cataluña queda un espacio por cubrir.

Pero esta rebeldía contra el poder no le va a salir gratis al dramaturgo.

-¿Cómo ha afectado a su labor teatral su implicación en la política?

-De la peor manera. Mi compañía ha sufrido un boicot generalizado en Cataluña que nos perjudicó muy gravemente en Barcelona.

-¿Esta carrera de obstáculos le ha hecho flaquear?

-A mí, ponme dificultades y estaré en mi salsa. No contaban con que estoy bastante asilvestrado.

Está claro que su postura le ha granjeado enemistades, tanto en el mundo teatral, como en el mundo político y social. Por ejemplo: ha sido vetado en las televisiones públicas y ninguneado en diversos medios de comunicación.

¿Veremos a Boadella de diputado en el Parlament?

-No, en absoluto. Si ahora tuviera cuarenta años seguramente sí probaría, pero ahora me interesa más el arte que la política, y si estoy en estas batallas es porque la situación es de emergencia. Sentía claustrofobia en mi propio entorno y no se podía dejar pasar más tiempo.

-O sea, que no es muy optimista…

-No, no lo soy. Contamos con muy pocos anticuerpos para una epidemia tan grande. Incluso en el País Vasco se formó un frente antinacionalista, con todo el riesgo que eso suponía allí, que ha dejado oír su voz en todo este tiempo, pero en Cataluña el silencio ha sido monumental.

En la entrevista no deja pasar la ocasión para meterle el dedo en el ojo al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.

-¿Y Zapatero?

-Zapatero es culpable en la medida en que un día dio barra libre para el Estatut, en un terrible acto de irresponsabilidad. No ha sido capaz de medir ni de tomar el pulso a la gravedad de las situaciones que se podían generar.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído