Homenaje a Juan Ramón Lodares

Canon bíblico: La lengua es el índice de pureza racial de una ocmunidad -que la define y la delimita frente a otras- y sobre tal índice se funda la nación (palabra jezyku del eslavo eclesiástico es un curioso compendio de todo esto: es adaptación del griego etnos, «raza», significa literalmente «lengua» pero se usa como «nación, pueblo»)

No se trata de que los hablantes del catalán, gallego, esquera etc, todos los cuales hablan español, vean reconocidas dichas lenguas hasta donde se consideren satisfechos sino que tales lenguas adquieran la patente de características, propias y nacionales frente a la lengua común definida, escuetamente, como «oficial».

Invitan a James Petras a Cataluña a dar una charla. Cuando se disponía a dar una conferencia en español, lengua que domina, se le indicó que lo hiciera en catalán o en inglés. Comprensiblemente, se decidió por esta última, si bien fue comprobando a lo largo de la conferencia pocos lo entendían. Pero el mero hecho de no oír la lengua española era satisfactorio para los organizadores de la charla, siendo de menor importancia la sustancia que sacarán de ella.

La idiomática es una faceta integrista que de extenderse exigirá mañana fidelidades y unanimidades en otros terrenos.

La identidad tiene dos sustentos materiales: 1- clausurar la comunidad y dar ventajas a sus naturales (paisanismo) Mantener puros ante la mezcla los genes nacionales. 2- Instalar a los forasteros en ámbitos donde no tengan poder de decisión. La defensa de la identidad lingüística es una defensa de las relaciones económicas y de rango social.

Un régimen de libertades puede ser mucho más lesivo para la situaciones de multilingüísmo que el autoritario: dejados los hablantes en libertad, acabarán con el plurilinguismo dado el desmedido tamaño del español.

No se hallan diferencias sustanciales entre las teoría que Hitler expresaba en «Mi lucha», con el fin de evitar las mezclas entre las razas superiores e inferiores y aquellas que expresan ciertos círculos del nacionalismo catlán y vasco.

Jesús Royo Arpón: «La identidad, la lengua y las raíces, al final no son más que un criterio de reparto de los bienes sociales. Se trata de delimitar un nosotros frente a los otros. Y claro, formar la cola así: nosotros primero».

Antonio Santamaría. «Quizá el objetivo de esta política no se la extensión de la lengua catalana sino la coartada para mantener la población castellanohablante en la marginalidad política y social y prolongar artificialmente su estatus de inmigrantes».

Extraído de Juan Ramón Lodares, Lengua y Patria, Taurus, 2001

Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído