La supuesta «igualdad» del Estado de Bienestar

Leo en Expansión (27-06) una noticia que avala varias tesis liberales sobre la falsa benevlencia del Estado benefactor. La primera es acerca de las consecuencias no planeadas por los burócratas a la hora de planificar sus políticas o reformarlas. El mastodónico peso de la Seguridad Social alemana (tan alabada por los progresistas) tuvo que someterse a una serie de reformas para poder subsistir. La más polémica fue la enmienda Hartz IV, la cual fue etiquetada por sus detractores de thatcheriana.

Lejos de conseguir sus resultados, la reforma ha disparado el fraude contra la seguridad social. Los generosos subsidios que perciben los alemanes (cubren desde el seguro médico hasta la calefacción y los intereses hipotecarios) han terminado en manos de benficiarios que tienen villas en Líbano, yates e incluso regentean hoteles en España. Al igual que España, ya son muchos quienes s emueven como pez en el agua dentro de las lagunas reglamentarias que deja la SS.SS. Las pesquisas policiales persiguiendo a sanísimos enfermos y atléticos discapacitados ya son rutinarias. Esto nos recuerda lo carísimo que nos sale a los contribuyentes la igualdad y lo desigualitaria que es cuando proviene de la benevolencia estatal. Volviendo a Alemania, a Merkel no le quedó otra que anunciar una nueva reforma que probablemente no resuelva nada pero hará mucho ruido, lo cual en política es muy importante.

Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído