Los conservadores estadounidenses, en lucha contra la prensa

(PD / Agencias).- El 29 de junio de 2006, la Cámara de Representantes aprobó, por 227 votos contra 183, una resolución presentada la víspera, que apoya el programa de vigilancia de las transacciones bancarias internacionales, puesto en marcha por la administración Bush en el marco de su lucha contra el terrorismo. La resolución equivale a una condena de los medios de comunicación que revelaron la existencia de dicho programa, empezando por el New York Times, blanco de vehementes ataques del ejecutivo y de la mayoría parlamentaria.

Algunos políticos republicanos reclaman ahora que se expulse del Congreso a los periodistas acreditados del diario. Otros llegan hasta el extremo de pedir que se les denuncie por alta traición.
El representante Michael Oxley (republicano, Ohio), autor de la resolución, declaró que:

«El artículo del New York Times le ha cortado las piernas al programa».

Por propia iniciativa, su colega J.D. Hayworth (republicano, Arizona) lanzó una petición, que de momento ha recogido 70 firmas, exigiendo el despido de los periodistas del New York Times que efectuaron las revelaciones.

«Denunciamos el tono excesivo y las abusivas reclamaciones solicitadas por los partidarios de esa resolución, cuyo violento discurso representa un atentado a la libertad de prensa y al derecho de los ciudadanos a estar informados. La resolución significa un deseo de controlar a los medios de comunicación, a los que se invita a no tratar temas sensibles. Esta nueva iniciativa, sumada a las amenazas relativas al secreto de las fuentes, apoya el temor a que cada vez sean mayores las restricciones impuestas a la prensa. Estamos muy preocupados por esta progresiva degradación de las libertades de prensa y expresión en Estados Unidos, y hacemos un llamamiento a la opinión pública norteamericana, y a la clase política, para que reaccionen»

ha declarado Reporteros Sin Fronteras (RSF).

Información frente a programas secretos

Los directores de los diarios «The New York Times» y «Los Angeles Times», Bill Keller y Dean Baquet, respectivamente, han defendido la publicación del programa secreto para escudriñar los datos financieros de los estadounidenses en la lucha contra el terrorismo.
En un editorial conjunto Keller y Baquet defienden la publicación la semana pasada de dicha información, cuya filtración fue calificada por el propio presidente de EEUU, George W. Bush, de «vergonzosa».

«No hay ninguna fórmula mágica o medida clara ni para el interés público ni para los peligros de publicar información delicada»

señalan ambos periodistas.

Los directores de diarios lamentan las críticas

La Asociación de Directores de Diarios de EEUU (ASNE) ha lamentado las críticas del Gobierno a las informaciones que revelaron la existencia del programa secreto para espiar datos financieros de los estadounidenses en la lucha contra el terrorismo.

«El Gobierno del presidente George W. Bush y algunos miembros del Congreso están amenazando los cimientos de la libertad de prensa y la libertad de expresión en su intento por fustigar a los diarios por cumplir su papel constitucional en nuestra sociedad democrática»

señala la ASNE en una declaración.

La Sociedad de Periodistas Profesionales (SPJ), ha señalado también que la Cámara de Representantes ha entrado «en un territorio peligroso» al aprobar la resolución.

«Esta medida fue aprobada sin una investigación legislativa y sin audiencias»

ha manifestado David Carlson, presidente de la SPJ.

«Existe una línea muy fina entre la condena del Gobierno a la cobertura periodística y la violación de las garantías constitucionales de la libertad de expresión y la libertad de prensa»

dijo.

TIENDAS

TODO DE TU TIENDA FAVORITA

Encuentra las mejores ofertas de tu tienda online favorita

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído