Luces y sombras en la economía argentina

Luces y sombras en la economía argentina

(Eloy Sánchez/PERIODISTA LATINO).-Los medios de comunicación argentinos reflejan, en sus distintas secciones, una idea; la economía argentina está ascendiendo el camino de la bonanza social y laboral. La realidad socioeconómica del país, tintada de tonos claros(crecimiento del 8% y creación de empleo), tiene otros matices oscuros que se han de tener en cuenta (control de la inflación y escasez de energía.

El sentimiento entre lo que dicen los diarios y lo que piensa la opinión pública argentina parece ser común, la economía se sostiene y goza de ciertos indicadores que refleja un estado saludable de sus mecanismos financieros.

VERSIÓN DE LOS DIARIOS

Dos diarios, dos versiones sobre la misma cuestión. Y en ambos se aprecia una optimista, pero tímida mención de mejoría económica.

El diario Clarín dedica hoy un «Luces en el presente, sombras sobre el futuro» sobre este atisbo de recuperación financiera. En él, se repasan indicadores de prosperidad económica como puedan ser el 8% de crecimiento económico registrado durante el primer semestre del año y las positivas previsiones de estabilidad que la Comisión Económica para América Latina y el Caribe(CEPAL) pronostica.

Según cuenta la línea ideológica del diario el crecimiento se asienta sobre bases sostenibles ya que se financia fundamentalmente con ahorro interno. Además se da un aumento de las exportaciones que permite superar el de las importaciones y se mantiene el superávit fiscal.

Además Clarín indice en otros factores:

Por otra parte, el ritmo de inversión permite sostener un buen margen de capacidad sin utilizar en la industria, a pesar de que este año el sector crecerá por encima del 7,5%. En el mes de junio, el Estimador Mensual Industrial del INDEC aumentó un 8,9%, impulsado por la industria automotriz y la construcción, pero el sector mantiene un 30% de capacidad instalada ociosa.

El crecimiento económico sostuvo la creación de empleos, lo cual —según acaba de anunciar el presidente Néstor Kirchner— reduciría la desocupación a un 10,4%, porcentaje que se eleva a 13% si se incluyen a los beneficiarios de planes sociales.

Las «sombras» de esta hacienda aparecen cuando se lanza una mirada al futuro. Tres son los temas centrales; El primero es el control y sostenimiento de los precios, evitando que la salida de la inercia inflacionaria no sea sólo una promesa transitoria.

La segunda cuestión, el segundo lado oscuro de esta ascensión, se encuentra en la restricción energética hasta hoy y que todavía no se ha dejado ver gracias a la política de subsidios oficiales que se ha llevado a cabo.
El desequilibrio entre oferta y demanda energética, apunta el diario, sólo podrá hacerse frente con inversiones públicas y privadas. Sin proywctos como estos se reducirán las inversiones y se crearán impongas inflacionarias.

LA VOZ DEL PUEBLO

El diario LaNación.com se hace eco de un informe de la consultora Knack sobre las tendencias del pueblo para venir a decirnos algo parecido; la opinión pública «reconoce el crecimiento y, por el temor a la inflación y el desempleo, hay apoyo y asignaturas pendientes«.

Según indica Mercedes García Bartelt en La Nación la confianza se traslada a las expectativas para dar como resultado que el 84% de los encuestados cree que la situación del país será mejor o igual en el tercer trimestre.

Según explica el director de la consultora en este diario argentino

«La opinión pública y los resultados de la economía van de la mano. Ya se vieron varios meses de estabilidad y eso se traslada a la gente. Esto se ve claramente en los cambios de los últimos años. Había, por ejemplo, burbujas de opinión favorables a principios de 2001 con cada evento como el blindaje y la llegada de Cavallo».

Los argentinos siguen reconociendo la desocupación como el principal problema del país porque incluyen en sus definiciones la calidad del trabajo y las condiciones de vida que genera. Los bajos salarios dan también el presente y por eso un tercio de los asalariados en relación de dependencia piensa solicitar un aumento de sueldo -entre el 20% y 25% del ingreso actual- en los próximos tres meses.

Un elemento curioso es que el 65% de los argentinos cree erróneamente que el producto que más exporta el país es carne, cuando en realidad participa con el 3% del volumen total de exportaciones.

Según cuenta Bartelt el informe apunta que «consolidar el nuevo clima de opinión es necesario para el buen funcionamiento y desarrollo de la economía argentina. Por eso, controlar la inflación, reducir el desempleo y aumentar los salarios son acciones de Gobierno por implementar en el plano de la economía real«.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído