Los mayores de 55 años creen que la televisión ha empeorado

Mayores de 55 años espectadores de televisión en España desde su inicio hace medio siglo creen que ha empeorado la calidad y echan en falta peso cultural, películas y series, según un estudio que cree atractivo reponer contenidos del pasado.

Esta veterana audiencia considera que «hay muy buena televisión y muy mala, lo que ocurre es que como medio entretiene, distrae, les emociona, les informa, sea con buenos o malos productos», según aseguró a Efe el profesor de la Universidad de Málaga Juan Francisco Gutiérrez, autor del estudio, publicado en un libro presentado este jueves.

Este «estudio de recepción», corriente no muy trabajada en los trabajos sobre televisión en España, incluye testimonios de casi 700 andaluces que son parte de los primeros espectadores televisivos del país y que destacan que ha mejorado «la libertad informativa en televisión y las características técnicas del producto, pero quizás haya empeorado la calidad». Para ellos, la televisión «ha supuesto un gran alimento de información, cultura, saber estar en el mundo, abrirse al mundo y entretenimiento», dijo Gutiérrez.

Valoran los formatos clásicos de teatro o series, pero no ocultan que son consumidores de la televisión actual «porque no les queda otro remedio, son críticos incluso en aquellos productos que consumen» y dicen que se aburren con los programas del corazón.

El estudio demuestra que no están «del todo de acuerdo con todo lo que se les ofrece, preferirían otros tipos de contenidos que muchas veces ni siquiera las televisiones comerciales o algunas veces las públicas les dan». «Tienen un valor como espectadores que han aprendido a lo largo del tiempo y un gusto y un saber distinguir lo que es bueno e interesante de lo que no lo es, más allá de que estén formados», según el autor de este trabajo, titulado «La televisión en el recuerdo. La recepción de un mundo en blanco y negro en Andalucía», premio RTVA a la mejor tesis doctoral andaluza en el ámbito audiovisual.

El libro dedica su último capítulo a cómo estas audiencias mayores ven la televisión y cómo utilizan los programadores estrategias para incluir contenidos o «guiños del pasado nostálgicos» para atraer su atención, lo que el autor llama «memoria televisiva como estrategia».

Precisó que estos usos «algunas veces son humorísticos, superficiales o no tienen un contexto histórico y social de la época», por lo que lamentó que «se utilice simplemente como estrategia comercial y no se le dé el peso histórico que tiene» y reclamó el cuidado del patrimonio audiovisual. Como ejemplo del atractivo de las reposiciones, citó el pase de la serie «Bonanza» por el segundo canal de la RTVA, Canal 2 Andalucía, que dobló la media de la cadena a las seis de la tarde con un grupo de espectadores mayores.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído