Las trampas del nacionalismo

El vicepresidente de la Xunta, Anxo Quintana, y el presidente de A Mesa pola Normalización Lingüística, Carlos Callón, presentaron hace poco un programa de voluntariado lingüístico para «universalizar», promover e impulsar la lengua y la cultura gallega y «activar la solidaridad y el intercambio cultural».

En este sentido, Quintana apostó por el diálogo y «una perspectiva constructiva» para que el gallego tenga el «mismo rango» que el castellano. Eso es una impostura propia de Quin, a quien le gusta pasar por una persona normal cuando en realidad es como esos extraterrestres de Men in Black que hacían lo imposible por pasar como humanos hasta que el monstruo que llevan dentro termina emergiendo. Con Quin es lo mismo: él dice que España no se rompe pero si por él fuera la partiría en cuatro pedazos hoy mismo. «¿Que todavía no conoces las trampas del nacionalismo»?, me espetó ayer Gotzone Mora mientras la entrevistaba.

Y disfraza el conflicto lingüístico como un problema de jerarquías cuando lo único que pretenden es erradicar el castellano. ¿Acaso no es eso lo que están promoviendo en las escuelas persiguiendo con un ejército de inspectores a los profesores que profesan el español? Ya está bien, Quin. Luego dices: «No se trata de implantar la obligatoriedad de hablarlo, sino el deber de conocerlo, porque sino, el derecho a hablarlo quedaría en agua de borrajas» dijo al subrayar que no se trata de implantar su uso, sino de que se entienda. «No pido que me hablen en gallego, sino que me entiendan y que, cuando vaya a un juzgado no tenga que hablar en castellano porque no me entienden», matizó.¿Y para eso hay que gastar millones de euros al año en mantener a la brigada lingüística?

Como no podía ser de otra manera, termina minimizando el calvario de esos docentes que fueron amenazados si no presentaban sus programas en gallego. En alusión a un grupo de 20 profesores que denunciaron a Educación por obligarlos a utilizar el gallego en las aulas dijo que «no creen conflictos donde no los hay». «Me recuerda -la denuncia de los docentes- a ese refrán popular de ‘se tiran los pájaros contra las escopetas'», ironizó al recalcar que, en Galicia, el único idioma discriminado es el gallego. Va de víctima pero pero las víctimas somos nosotros que no lo votamos y sin embargo debemos financiar sus mastodónicos sueños de aldea.

TODAS LAS OFERTAS

LA MEJOR SELECCIÓN DE OFERTAS ONLINE

Seleccionamos y organizamos miles de ofertas online para ti

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Lo más leído