The Economist le sacude duro al PP

(PD).- El artículo se titula «Popular peevishness«, que viene a ser algo así como «El malhumor popular» y es un estacazo de aupa al PP. Aparece en la última edición de The Economist, el semanario conservador británico del que se puede sospechar casi cualquier cosa, menos que sea izquierdista.

Como subtítulo, muy indicador de lo que llega a continuación, aparece la frase: «El partido Popular pierde el rumbo».

La pieza, hecha en Madrid y sin firma como es habítual en la revista, comienza subrayando que la vida no podría ser mejor para José María Aznar, ahora que ha sido fichado por Murdopch y recorre el mundo dando grandes conferencias, pero que lo mismo no puede decirse de su querido PP.

La «ineptitud» de la derecha, al no haber superado el trauma de la pérdida de poder, su dirección hacia convertirse en un «partido desagradable» y la falta de liderazgo y luchas por la sucesión son calificativos que pueden representar un ejemplo de cómo interpreta The Economist la conducta de la oposición conservadora en los últimos tiempos.

El semanario -que no hace mucho insertó análisis elogiando la política de Rodríguez Zapatero- publicaba ahora un durísimo artículo criticando la actitud del PP.

Sin rumbo
El artículo comienza, como s eha explicado arriba, comparando la nueva vida de Aznar, que «viaja alrededor del mundo, se sienta en el consejo de administración de la empresa ‘News Corp’ de Rupert Murdoch, y da conferencias sin mayores preocupaciones en los ‘think-tanks’ de Washington», con la situación actual del partido que éste presidiera en el pasado que, según la revista, tras el 11-M habría «perdido el rumbo».

Peleas supremas
The Economist afirma que «altos cargos del partido se dan empujones para suceder al actual dirigente, Mariano Rajoy, si dimite después de las próximas elecciones generales previstas para principios de 2008».

Califica, con cierto humor, a Esperanza Aguirre y a Alberto Ruiz-Gallardón como «los peleones supremos» del partido. El artículo concluye de forma irónica repitiendo unas palabras pronunciadas por Rajoy sobre el libro de en el que Aguirre carga contra Ruiz Gallardón: “¡Vaya tropa!”. Ante esto, The Economist, que cuestiona la falta de liderazgo y personalidad del actual líder del PP, respondía con otra educada pregunta: «¿dónde está el general?».

Un partido «desagradable»
La cerrada oposición que el PP mantiene contra cualquier iniciativa del Gobierno podría convertir, según el análisis, a este partido en lo que fue el partido conservador inglés en el pasado: un «partido desagradable». Esta actitud lo alejaría más aún de los votantes de centro, único modo de desbancar a los socialistas. El vídeo del PP sobre seguridad ciudadana, en el que incluía imágenes de disturbios durante la etapa de gestión de los conservadores y también de altercados en Colombia «no habría ayudado», puntualiza «The economist».

Ineptos
El semanario atribuye casi todos los males del PP a la «ineptitud para sacudirse el trauma de la pérdida del poder». A pesar de quedar claro la autoría de los atentados del 11-M, «altos cargos del PP han continuado ventilando teorías conspirativas que todavía intentan establecer algún tipo de vínculo entre los islamistas y ETA».

La sombra de Aznar
Sobre Rajoy, dice The Economist que es demasiado educado, demasiado caballeroso, pero que la sombra de Aznar planea sobre él y que quizá le falte dureza para controlar a los suyos.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído