La mala gestión de `El Penalty´, la razón principal de su cierre

La mala gestión de `El Penalty´, la razón principal de su cierre

(José Daze/PD).- La prensa gratuita está de luto. Uno de sus miembros ha muerto. Desde el pasado 5 de diciembre, el semanal ‘El Penalty’ ha dejado de editar sus 400.000 ejemplares que distribuía en Madrid y Barcelona. Como su nombre indica, se dedicaba a cubrir, desde el pasado mes de abril, la parcela de la información deportiva.

A su frente han estado Fernando Amores y José Luis Turmo, en Madrid y Barcelona respectivamente. Precisamente, las razones de su cierre apuntan a “una mala gestión del ámbito comercial y de distribución”. Cofina -propietaria de diarios como Correio da Manhã, uno de los periódicos con más difusión de Portugal, el deportivo Record o Jornal de Negocios, entre otros-, quiso adaptar un formato que está consiguiendo grandes cotas de éxito en Brasil y Portugal al mercado español.

Después de intentar consolidar el proyecto, el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) ha afecado a cuarenta personas de un equipo formado por noventa, entre editores, redactores, colaboradores y distribuidores ha tenido que abandonar las instalaciones. Los promotores optaron por una establecer una plantilla de profesionales jóvenes, provenientes fundamentalmente de varios diarios deportivos.

Una de las razones ha sido el enfado de los dirigentes de Cofina por la marcha del periódico. Y parece que el principal descontento parece dirigirse hacia el equipo responsable de la gestión comercial.

Fuentes cercanas al diario han señalado que “todo fue muy raro”. El día 5 -último día de publicación- la empresa citó a todos sus empleados para “una reunión urgente”, pero aprovecharon el día previo al comienzo de un puente festivo para tratar la posibilidad de cerrar la edición del diario.

“En Madrid les están vendiendo la moto que la culpa es de los dirigentes portugueses. Todo esto huele mal porque aceptaron en seguida cuarenta y cinco días de indemnización” que, en realidad, no les tocaba a los trabajadores, ya que se había establecido tan sólo veinte días por el periodo trabajado.

Según ha señalado una de las personas implicadas, “la clave estaba en que dos semanas antes de quebrar no funcionaba el Digital +, algo que ya sucedió en el Crack 10”, otro de los diarios gratuito del ámbito deportivo y que ha atravesado un periodo difícil.

Aún así, se ha especulado en los últimos días sobre la posibilidad de que el Grupo Moll-Prensa Ibérica, que preside Francisco Javier Moll, se hiciera con la cabecera pero, finalmente, ha rechazado la entrada en el accionariado del diario.

Fuentes cercanas a la empresa han reconocido que Cofina esperaba “mayores ingresos”. Sin embargo, los ingresos del deportivo no han alcanzado ni la cuarta parte de lo que cuesta editarlo cada año. En concreto, unos cuatro millones de euros. Mientras los redactores tenían “míseras nóminas” ha corrido el rumor que los directivos disfrutaban de suelos cercanos a 6.000 euros, por lo que, si este hecho -que de momento no se ha podido comprobar- es cierto, es más que probable que el presupuesto anteriormente indicado “haya sido gastado en menos de seis meses”. Los empresarios portugueses lanzaron un órdago: “si no se modificaba el equipo de distribución, retirarían la inversión”. Dicho y hecho.

ARTÍCULOS RELACIONADOS:
El gratuito Penalty chuta este miércoles

Fernando Amores, Editor del diario deportivo gratuito Penalty: «No somos ni pro-madridistas ni del Barça»

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído