Touriño se vende a cualquier precio

Sobre los pactos globales entre el PSdeG y el Bloque tras las elecciones municipales del 27M:

«Ciertamente, en las coaliciones en que uno de los socios es muy grande y otro muy pequeño -como acontece en Galicia con la mayoría de las que permitirán al PSdeG y al BNG arrebatarle al Partido Popular un montonazo de alcaldías-, el poder municipal de cada grupo no debería exceder en ningún caso de su peso relativo en número de votos.

Por eso, los partidos grandes no deben resistir la presión de los pequeños con la política cicatera de no perder botín para repartir entre los suyos, sino con el principio democrático de que dar a cada uno más de lo que le corresponde por sus votos constituye un fraude a la voluntad del cuerpo electoral. Bastante sangrante es ya quitarle el gobierno a quien ha ganado con toda claridad, como para añadir a esa lectura discutible del resultado electoral el recochineo de convertir a quienes son una exigua minoría electoral en socios de copa, puro y «lo que el señor guste mandar»».

Roberto Blanco Valdés, La Voz de Galicia, 31/05/07

Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído