Dos idiotas gallegos nos visitan

«Pobre Mundo Rico» es el nombre que llevará el Simposio Internacional sobre Pobreza y Desigualdad en el Mundo, organizado por el Club Internacional de Prensa – es decir, la Secretaría Xeral de Comunicación de la Xunta a cargo de Fernando Salgado- y la incomprensible colaboración de Caixanova. [Es curioso que una entidad bancaria patrocine una jornada de pensamiento anticapitalista].

Por la lista de invitados podemos deducir que se trata de un sarao de la izquierda nostálgica e idiota (*) donde no faltará la plana mayor de Le Monde Diplomatique, con los gallegos Ignacio Ramonet y Ramón Chao a la cabeza y otros cavernícolas menos conocidos como Carlos Gabetta, Mai Al Kaila, Gervasio Sánchez, Francisco Jarauta, Bernard Cassen, Luis Sepúlveda…

La idea del simposio es muy sencilla: denunciar que ellos son pobres porque nosotros somos ricos, versículo sagrado del manual del idiota progre. La pobreza terminará cuando hayamos puesto fin a las diferencias que caracterizan a nuestras sociedades y cuando donemos el 0,7% del PIB a la ayuda internacional, que irá a parar a las generosas manos de sátrapas africanos.

Tampoco faltarán los aplausos para el iluminado que proponga expropiar una vez más a los ricos para desterrar la miseria del Tercer Mundo, fruto del inmoral sistema capitalista, como prueban los casos de Corea del Sur, Australia, Nueva Zelanda o Chile. También estará el inevitable grito de justicia denunciando cómo las multinacionales saquean nuestras riquezas constituyendo una nueva forma de colonialismo. Ya se sabe que Wall Mart o Nike (¿por qué será que siempre se mencionan a empresas norteamericanas y nunca europeas, como Carrefour?) son las culpables de la pobreza en América Latina y no sus fracasadas y repetitivas políticas. Nadie mejor que la actual Xunta para auspiciar este festival de despropósitos, una administración pública que desde hace dos años se dedica a perseguir y acorralar empresas.

Por último, me atrevo a decir que alguno de estos cerebros subvencionados clamará contra la expectativa de las empresas a obtener beneficios. Es lógico: ninguno de ellos tuvo que ganarse el pan conquistando a los consumidores bajo las reglas del mercado sino que siempre contaron con un mecenas como Fernando Salgado que no duda en utilizar el dinero público para premiar sus diatribas anti-yankees.

En resumen, comercio justo y más ayuda internacional. Así se perfila para el idiota europeo el nuevo siglo europeo: a las puertas del siglo XXI el nuevo ciudadano tercermundista espera al desarrollo con un plátano en una mano y un grano de café en la otra. Vaya idea ridícula de progreso.

(*) Utilizo el término en alusión a la publicación del libro «El regreso del idiota»

Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído