TVE, PSOE y Xunta banalizan la agresión a María San Gil

TVE, PSOE y Xunta banalizan la agresión a María San Gil

(PD).-Resulta inédito que María San Gil padezca ahora en Galicia intentos de agresiones provenientes del independentismo fanatizado. Hay que reconocerle al tándem PSOE-BNG haberle dado alas a los energúmenos separatistas potenciando la inmersión lingüística y la política cultual excluyente. La agresión a San Gil no puede ser minimizada por más que los sectores afines al PSOE y la Xunta se empeñen en restarle importancia.

El PP intentó sin éxito que el Parlamento gallego leyera un comunicado de condena por lo sucedido, ya que los grupos socialista y nacionalista prefirieron estudiarlo previamente, y hoy se sabrá si proceden a condenar en el pleno de la Cámara lo sucedido. Fuera del Hemiciclo, PSOE y BNG sí mostraron su repulsa por lo ocurrido en sendos comunicados, no así la Xunta con su presidente al frente, Emilio Pérez Touriño. El silencio del mandatario autonómico se produce en una semana cargada de incidentes de independentistas radicales.

Si hubiera sido José Bono el agredido el PSOE y sus acólitos hubieran montado otro show mediático. Pero al tratarse de San Gil es distinto. Ella está acostumbrada. Son los peligros que acechan tras la banalización de la violencia amparada por el Gobierno socialista en esta legislatura. Fue esta banalización la que llevó a Lorenzo Milá en TVE a decir en su telediario que «Escoltas de San Gil y jóvenes estudiantes se enfrentan …». Los escoltas siempre provocando. No sorprende esta indecencia en boca del mismo presentador que comparó al PP con Batasuna.

Aunque el BNG condenó la agresión, su digital afín Vieiros no lleva el tema en su cabecera. Una mención muy abajo y con un titular que ofende: «Incidentes a las puertas de la USC en una conferencia de la presidenta del PP vasco». Repite como Milá el enfoque de los «forcejeos entre estudiantes y escoltas».


LA USC PROHIBIÓ ENTRAR A LA POLICÍA

La actitud del rectorado de la USC también merece una repulsa al prohibir entrar a efectivos de la Policía Nacional, que no pudieron intervenir debido a la negativa expresa del vicerrector de la USC, Lorenzo Fernández Prieto, en contacto telefónico con la vicedecana de Económicas, Pilar Díaz.

Cuenta ABC que desde el Decanato se insistió al vicerrector en la «necesidad de la intervención policial para garantizar la seguridad» de San Gil, a lo que se opuso Fernández Prieto porque «no hacía falta». Ante la imposibilidad de actuar de la Policía, la presidenta del PP vasco tuvo que ser protegida hasta la calle por sus guardaespaldas, tres guardias de seguridad de la USC y distintos concejales y simpatizantes del PP compostelano, que sirvieron de cordón ante los golpes de los exaltados. San Gil se negó a salir por la puerta de atrás, como se le llegó a proponer «porque si no lo hago en el País Vasco ni lo hacen mis alcaldes y concejales amenazados, no lo voy a hacer yo», comentó a quienes la rodeaban.

Entre los agresores se encontraban alumnos de las facultades de Políticas y Económicas vinculados a AGIR, una asociación consentida por la propia Universidad como representante del colectivo estudiantil. Estos radicales campan a sus anchas gracias a la vista gorda del rector de la USC, Senén Barro, que mira para otro lado y da alas a la proliferación de grupos radicales enmascarados bajo los sindicatos estudiantiles con su actitud permisiva ante varios incidentes vividos en los últimos meses.

Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído