Los herederos de Tolkien, a tortas con la productora de «El Hobbit»

(PD).- Lo más preocupante para los fans de la saga es que este conflicto judicial con la New Line Cinema puede dar al traste con las dos películas que dirigiría Guillermo del Toro.

Tolkien Estate, la sociedad poseedora de los derechos de la obra literaria y que representa comercialmente a la familia del escritor, ha demandado ante los tribunales a New Line Cinema, la productora de la trilogía de El Señor de los Anillos. Los herederos de Tolkien acusan a la productora de inclumiento de contrato al no haberles dado «ni un centavo» de los millonarios beneficios que obtuvieron con las tres películas dirigidas por Peter Jackson.

El nuevo conflicto judicial puede dar al traste con las dos películas de El Hobbit, la primera prevista para 2010. Después de que Peter Jackson y New Line resolvieran sus diferencias, también creadas por el vil metal, y el proyecto se configurará como dos películas -dirigidas Guillermo del Toro y producidas por Jackson- ahora todo vuelve a estar en el aire. Y es que la demanda también exige la anulación inmediata de todos los derechos que New Line tiene sobre la obra de Tolkien.

La demanda presentada conjuntamente por Tolkien Estate y la editora HarperCollins, la casa que publicó originalmente la obra de Tolkien, ante la Corte Superior de Los Ángeles acusa a New Line Cinema de incumplimiento de contrato, abuso de confianza y fraude al no entregarle la parte proporcional de los beneficios obtenidos por la adaptación cinematográfica de la Trilogía del Anillo. Los demandantes reclaman que la productora debía haberles pagado un 7,5% de los beneficios de las películas, que ascienden a unos 6.000 millones de dólares, según los demandantes.

«Estamos muy decepcionados por la arrogancia de la productora», sentenció el abogado de la Tolkien Estate, una sociedad que representa los intereses de los herederos del escritor sudafricano creada para ayudar a los niños británicos y que colabora con varias ONG´s. Además, los herederos de Tolkien también lamentan que New Line no haya contado con ellos para nada a la hora de afrontar el proyecto de El Hobbit.

Así, además de la compensación económica, que ascendería a unos 150 millones de dólares, la Tolkien Estate pide a los tribunales que le retiren los derechos a New Line para realizar cualquier otra adaptación cinematográfica de la obra de J.R.R. Tolkien.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído