Antonio Aguirre: «Desde el Tinell no hay una condena rotunda de ZP a las agresiones de los que le criticamos»

La cosa se está tornando gris. Sin ni siquiera haber dado comienzo la campaña electoral, grupo de facinerosos radicales independentistas van con los dientes fuera a por los candidatos del PP. De momento han sido dos, María San Gil y Dolors Nadal. Pero, lo peor, es que esto no tiene visos de detenerse. Antonio Aguirre, abogado socialista y miembro del Foro de Ermua, agredido ferozmente también, tiene su pronóstico.

En la hora de los oyentes de la tertulia de Onda Cero, la de Carlos Herrera, ha llamado una voz autorizada en lo que a sufrir agresiones por parte de nacionalistas fascistas se refiere. Antonio Aguirre, hace casi un año, fue agredido fuertemente por un militante del PNV, que le propinó una patada en los testículos que hizo casi desfallecer a Aguirre. Todo ello fue grabado por las cámaras de televisión.

«En relación a las agresiones de María San Gil y Dolors Nadal, hay un precedente. Yo sufrí una brutal agresión, hace aproximadamente un año, aquí en Bilbao, por parte de un nazi del PNV, y el grupo municipal del PSOE, al que yo pertenecía, se negó en el ayuntamiento a condenar la agresión».

El miembro del Foro de Ermua cuenta lo que sucedió después:

«Posteriormente, dos semanas después, Pepe Blanco fue entrevistado en la televisión, en Cuatro, y se le pregunto por el motivo, y dijo textualmente que él ya no condenaba la agresión porque yo ya no era socialista, porque estaba expulsado».

«Dos cosas. Era mentira, porque a mí me acababan de expulsar en noviembre, y aquello sucedió en marzo, expulsión que ahora está recurrida en los tribunales y ha sido admitida a trámite mi demanda contra el PSOE; y segundo, lo que es más grave, que parece ser que por no ser socialista no se condena la agresión. Por lo tanto, está claro que sí está justificada la agresión cuando uno no es socialista, ¿no?»

Ha hecho Antonio Aguirre su propio análisis:

«El responsable máximo de todo esto está claro que es Zapatero. El acosa fascista a los críticos con su Gobierno, con su política, pues es razonable, aceptable, no condenable, y sólo lo es cuando uno es socialista o tiene el carnet en vigor».

«Desde el Pacto del Tinell no hay una postura clara y rotunda de condena del presidente Zapatero de las agresiones de los que criticamos su política o no estamos de acuerdo con su gestión».

Y ha desvelado Aguirre:

«Tengo constancia de que se trató en los pasillos del Congreso la necesidad de que se hiciera una condena por parte del Parlamento de mi agresión, y hubo instrucciones claras al Grupo Socialista de que esto no se hiciera. Y esto fue así».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído