Jordi Sierra i Fabra: «Te subleva un Valle de los Caídos cuando Hitler nunca lo tuvo»

Jordi Sierra i Fabra: "Te subleva un Valle de los Caídos cuando Hitler nunca lo tuvo"

Periodista Digital-. Barcelona, hacia el final de la guerra, cuatro días en enero de 1939. Miquel, un inspector de policía es quien nos guía por aquella ciudad que los franquistas quieren convertir en un solar. Jordi Sierra i Fabra presenta su obra “Cuatro días de Enero” (Plaza y Janés).

El autor, cuyo padre fue un republicano que “no me contó nada de su guerra”, empezó a conocer su historia a los 30 años a través de las vivencias de su madre, del escritor González Ledesma

Para ellos, aquellos cuatro días en los que el Gobierno había abandonado la ciudad, en cuanto los franquistas entraran en Barcelona se acaba el mundo que habían conocido y no sabían cuándo volverían a ser felices.

Jordi Sierra i Fabra insiste en que no es una novela histórica, es un argumento policiaco en el que se investiga un asesinato pero en el contexto de este entorno muy crucial y significativo de la Historia.

Cuando me preguntan por qué Mikel se agarra a su profesión en un momento en el corre peligro su vida, yo puedo explicarlo en mi propia experiencia. Hace un año me diagnosticaron un cáncer y ha sido el año en que más y mejor he escrito.

La ciudad de Barcelona, de la que los personajes de “Cuatro días de Enero” dicen “pobre Barcelona”, el autor explica que

Para una derecha monolítica que se sublevó contra la República, Barcelona era un símbolo. Siempre que ha habido alguna polémica Barcelona representaba algo molesto.

Jordi Sierra i Fabra añade que él no cree en las parcelaciones.

Pero si esas 20 partes de un todo no existen y sólo coexisten es lo que nos lleva al problema de siempre de las dos Españas, los recelos…

Como uno de los autores más prolijos en literatura infantil y juvenil lamenta la mala calidad de la cultura entre este sector de la población.

Libros míos que hace años suscitaban buenos debates en los colegios, hoy me dicen que no los entienden. Por eso, ya antes del informe PISA dije que era necesario refundar la España joven, los libros y la escuela.

El escritor, al analizar la España de hoy, siente que seamos un país de opuestos.

Una sociedad de nuevos ricos, desinteresados por la cultura. Te subleva que haya un Valle de los caídos cuando ni Hitler ni Musoluni nunca lo han tenido.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído