Un lector de El Mundo pone en su sitio a Dragó por «embaucar y seducir» con las drogas

Un lector de El Mundo pone en su sitio a Dragó por "embaucar y seducir" con las drogas

(PD).- Esta misma semana, el escritor aprovechaba su hueco en El Mundo para hacer apología del LSD, «sustancia que induce la manifestación de lo divino en la conciencia del usuario«. Dos días después, «un psicólogo experto en el tratamiento y la prevención de las drogodependencias» le dice a Dragó que «¡ya está bien de embaucar, enredar y seducir a los jóvenes!». Concluye el experto: «Si hay algo que atenta contra la libertad del ser humano son las drogas«.

Esto escribía Dragó en su columna el pasado día 6:

«Con la muerte de Hofmann cae el telón de la historia de la última centuria, pero podría empezar la de la siguiente -ésta- si aplicáramos las enseñanzas de don Alberto. Derívanse de ella la posibilidad de reemprender el proceso de ilustración iniciado por el paganismo e interrumpido por el cristianismo y de alcanzar concordia, lucidez y dicha (las de la sophia perennis) por medio de la ebriedad sagrada. El LSD dio a muchos todo eso, transformó nuestras vidas, ensanchó nuestras conciencias, derribó nuestros límites, nos sanó, nos despertó, nos libró del miedo a la muerte. Explicarlo es imposible. El éxtasis no se explica. Se practica. Sólo quien lo probó, como del amor dice Lope, lo sabe».

Dos días después, un «psicólogo experto» pone a Dragó en su sitio. Es a través de una Carta al Director:

«El pasado día 6 de mayo, Fernando Sánchez Dragó (en su columna El Lobo Feroz) escribía sobre el LSD desde su experiencia personal y desde su condición de escritor. Ese mismo día, en la página 22 de EL MUNDO, se podía leer este titular: «Absuelto el joven que intentó matar a su novia tras tomar setas alucinógenas».

Como psicólogo experto en el tratamiento y la prevención de las drogodependencias, he visto profusamente las gravísimas consecuencias y secuelas que acarrea el consumo de drogas.

Las drogas no son sustancias inocuas que nos «expanden» la conciencia y nos hacen «descubrir la quinta esencia de las verdades absolutas» como nos quieren hacer creer algunos escritores y filósofos, sino sustancias que alteran, perturban y deterioran la mente. Así lo observamos los profesionales en los sujetos a los que atendemos. La alucinación es uno de los tres trastornos con los que se diagnostica la psicosis (locura). Los otros dos son el delirio y la paranoia.

El LSD, como las setas alucinógenas y el cannabis, son drogas clasificadas como alucinógenas, es decir, que producen un efecto psicótico. Desgraciadamente, he visto muchos casos de jóvenes que han sufrido episodios psicóticos, de carácter irreversible, por el consumo de sólo medio tripi (LSD).

Se habla muy a la ligera de la libertad del individuo y de cómo la prohibición del uso de las drogas atenta contra dicha libertad. ¡Ya esta bien de embaucar, enredar y seducir a los jóvenes! Si hay algo que atenta contra la libertad del ser humano son las drogas. ¡Basta ya de manipulaciones demagógicas!»

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído