Losantos: «Soria y Sánchez Camacho, sois canallas, miserables, embusteros, ratas de cloaca»

Losantos: "Soria y Sánchez Camacho, sois canallas, miserables, embusteros, ratas de cloaca"

«Por supuesto que a María San Gil la cogieron para que sirviera de coartada al cambio en la línea política del PP. Cambio que se resumía en una cosa: a partir de ahora mandan los barones, las baronas, los baroncitos y las baroncitas. Cada cual se entiende con su nacionalismo y después vemos qué es lo que hay«. El análisis de Losantos de lo que está ocurriendo en el PP no puede ser más negro: «El neo-PP, que es el gallardonismo, es decir, la rendición ante la izquierda«.

En La Mañana de la Cope todo ha sido desprecio para el «neo-PP». A María San Gil, según Federico Jiménez Losantos, «intentaron presionarla, hacerle violencia moral a través de un sujeto digno de desprecio intelectual hasta extremos de náusea, un tal Lassalle«.

«Tú, Lassalle, demuestras quién es Soraya, Mariano y Gallardón, que todos son lo mismo».

Para los compañeros de ponencia de María San Gil, José Manuel Soria y Alicia Sánchez Camacho, el locutor de las mañanas más bravas no ha escatimado en insultos:

«Canallas, miserables, embusteros, ratas. Que sois ratas de cloaca».

En su columna de este lunes en el diario El Mundo, el periodista analiza lo que, según él, está pasando en el «neo-PP»:

«En 1996, para pactar con Pujol y pastar en el Prado del Presupuesto, Aznar se cargó el PP de Cataluña y entregó al nacionalismo la cabeza de su líder carismático Alejo Vidal Quadras. El aparato del partido en Cataluña, eternamente controlado por los Fermanos F, a los que Aznar había impuesto el liderazgo de Vidal Quadras desalojando a Jorge F, disfrutó ahora echando a Alejo para devolver al machito no a Jorge F sino a Alberto F, fermano al fin, pero no piense el lector que al irse ni al volver del poder los fermanos montaron mucho lío. Se fueron porque tocaba y porque tocaba volvieron».

«Y lo mismo harán probablemente los Barreda, Alfonso, Rabanera y demás. Han disfrutado del liderazgo incandescente de María y disfrutarán echando a María porque Rajoy así lo quiere y porque para ellos obedecer es disfrutar. Ya entonces, 1996, escribimos algunos que con la liquidación de Alejo moría el PP de Cataluña y se allanaban los obstáculos al separatismo. Pero, en rigor, el PP de Cataluña no se liquidó, sólo se adaptó a la nueva línea, que era la vieja de UCD y AP y que, tras Alberto F, volvió con Piqué: templar gaitas con la derecha nacionalista. La excusa de aquella operación que, rodando los años, ha desembocado en el Estatuto catalán era la llegada de Aznar al poder. En la marianada vasca, en la vil epopeya de sorayos y lassallos, ni siquiera cuenta llegar al poder sino seguir aspirando a él. Sobre el ser y el tener se impone el seguir. ¡Qué asco!»

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído