Contreras :»Cebrián no me hace gracia cuando hace un chiste, pero me suelo partir cuando habla en serio»

(PD).- Lleno total en el salón del Hotel Ritz para escuchar a José Miguel Contreras, consejero delegado de La Sexta. Había morbo, y lo cierto es que el comentario general entre los asistentes era uno: «¿Meterá caña a Cebrián después de su intervención de la semana pasada?». La intervención del consejero delegado de Prisa, en el mismo lugar y a instancias de Nueva Economía Forum, había escocido a los conocidos como «amigos mediáticos de ZP». La respuesta no faltó.

Para escucharla, en torno a una mesa con café, bollitos y sandwiches, se congregaron empresarios como Enrique Cerezo y Blas Herrero, a mitad de camino entre lo puramente empresarial y lo mediático. Aunque la representación vinculada a lo televisivo y al negocio de las productoras era mucho mayor, empezando por el todopoderoso patrón de Mediapro, Jaume Roures, junto a Juan Ruiz de Gauna, Alejandro Echevarría o Luis Fernández, presidente de Corporación RTVE, colocado al lado del portavoz del Partido Popular Esteban González Pons, según infomra El Semanal Digital.

También acudieron la presidenta de la Asamblea de Madrid, Elvira Rodríguez; Ignacio Escolar, director de Público; el presidente de la Asociación de la Prensa de Madrid (APM) Fernando González Urbaneja, cuyo hijo, César G. Antón, jefe de Informativos de La Sexta, se sentaba en una mesa cercana; Jesús Ortiz, padre de Doña Letizia; el presidente de la Agencia Efe, Alex Grijelmo, luciendo melena; Manuel Campo Vidal; y la secretaria de Estado de Comunicación, Nieves Goicoechea, que, según le contaron a El Semanal Digital, no acudió la semana pasada a la cita con Cebrián.

Como es habitual, el invitado fue presentado, y esta vez ejerció como tal José Miguel Monzón, más conocido como Wyoming. Que, por cierto, comenzó calentando motores de lo que iba a venir asegurando que la ofensiva de Prisa se debía a que «los hijos únicos se siente celosos».

Celosos o no, lo cierto es que esos «hijos únicos» aguantaron un bombardeo casi permanente por parte de Contreras. Ataviado con un sobrio traje negro, camisa blanca y corbata oscura, el jefazo de La Sexta hizo esperar para lo que la mayor parte del auditorio esperaba: el bombardeo contra Prisa.

«Juan Luis Cebrián estos últimos años no me hace la más mínima gracia cuando hace un chiste y me parto cuando hace afirmaciones serias», lanzó, recordando las palabras de un amigo: «Para Cebrián amiguismo del Gobierno es todo aquello que no le favorece a él». «Me parece que lo que está haciendo Prisa es lo que ha aprendido tras lo de Sogecable. Y ha aprendido que las cosas que más daño le hicieron son las que ahora utiliza», remachó. Todo ello con mucha ironía, como al señalar que actualmente no tiene tres querellas, sino dos: «No voy a decirle que una vez más miente porque seguro que me pone otra esta mañana para realmente confirmar que llevaba razón».

Los palos no dejaron de lloverle al mariscal de Prisa. Contreras recordó que «he estado doce años en el Grupo Prisa, lo que representa nos corresponde a los cientos de trabajadores que hemos trabajado en él». «Ahora han utilizado todo tipo de medios para defender sus intereses personales», continuó, apuntando que habían vulnerado el Libro de Estilo empleando noticias anónimas, no contrastando datos, no confirmando…

La traca fue de órdago: «He recibido llamadas de redactores que han escrito informaciones pidiéndome perdón y diciéndome que había sido una orden». Y sin olvidar mencionar que ninguna de las principales «estrellas» de los medios de Prisa se había sumado a la campaña emprendida, sobre todo, por El País.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído