Dominique Lapierre: «Tenemos un deber con la memoria de las víctimas del pasado»

Dominique Lapierre: "Tenemos un deber con la memoria de las víctimas del pasado"

Miguel Pato y Ana Avellano (PD)-. El relato de esta historia comenzó tras los pasos de “la madre teresa de Calcuta de Sudáfrica”. Hasta allí se trasladó para contar la vida de Helen Liberman que, siendo blanca se jugó su vida para ayudar a los negros de un barrio de chavolas. Pero después de semanas con ella, Dominique Lapierre quedó fascinado por la Historia de los últimos tres siglos de aquel país. Así nace “Un arco iris en la noche” (Ed. Planeta).

Hace 300 años, cuenta este narrador de epopeyas humanas, un grupo de 100 holandeses llegaron al lugar que llamarían Ciudad del Cabo para plantar lechugas.

“Y después de aburrirse de plantar lechugas cogieron a sus familias, se metieron en unos carros, y se lanzaron a la conquista de aquella tierra”.

Y un día, dos siglos después, unos niños jugaban con una piedra. Aquella pequeña roca resultó ser un diamante. Sudáfrica estaba plagada de minas de oro y diamantes.

“Eso llamó la atención de otra tribu blanca, los ingleses. Su llegada desembocó en una guerra terrible que enfrentó a los hijos de los plantadores de lechuga y a los hijos de la Gran Bretaña”.

Así empezaron los conflictos en una tierra en la que el hombre negro no valía ni para luchar contra él. Fue ya en el siglo XX, en 1948 cuando cinco millones de hombres blanco pobres se hacen con el poder.

“Son los nacionalistas que para sobrevivir en un océano de 25 millones de negros tienen creen que tienen que crear un sistema diabólico que se llamó apartheid.”

Pero Liberman, relata Dominique, demostró que eso era innecesario. Ella demostró que se podía ganar el corazón de los hombres y mujeres negros. O como el caso del doctor Christiaan Barnard que realizó el primer trasplante de corazón humano de un hombre negro a otro blanco.

“Para mí Sudáfrica ha sido el descubrimiento de Gigantes de nuestro mundo. Gigantes como Nelson Mandela que estuvo 27 años en las cárceles de los blancos”.

A Dominique Lapierre emocionó la vida de esta persona que una vez fuera de prisión no llamó a los negros a la venganza. Sencillamente dijo: “Ahora, todos nosotros, negros, blancos, mestizos, indios… Vamos a crear una nación arco iris.”

“Nelson Mandela es un regalo a la Humanidad. Si en Oriente Medio hubiera un Nelson Mandela, con su visión de la política, muchas cosas podrían cambiar.”

El escritor destaca que “Un arco iris en la noche” puede ser muy interesante para España porque no hace mucho vivimos una situación similar a la Sudáfrica con la Transición.

“Tenemos un deber con la memoria de las víctimas del pasado”


DERECHOS DE AUTOR

Cuando Dominique Lapierre promociona uno de sus libros no sólo aumenta su popularidad como escritor sino que

“Me ayuda en mi acción humanitaria en la India. Con los derechos de un solo libro puedo ayudar a vivir a un niño leproso durante una semana.”

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído