El Tripartito catalán aplica el «cordón sanitario» y quita emisoras de radio a los no sumisos

El Tripartito catalán aplica el "cordón sanitario" y quita emisoras de radio a los no sumisos

(PD).- Punto Radio, cadena controlada por Vocento -editor de ABC-, sufrió ayer la pérdida de tres de sus emisoras en Cataluña en un reparto de frecuencias autonómico donde se adjudicaron 83 concesiones en Frecuencia Modulada.

La decisión de arrebatar emisoras a Punto Radio se produce apenas una semana después de que el presidente de Esquerra Republicana (ERC), Joan Puigcercós, llamara al boicot contra ABC y pidiera un «cordón sanitario» por el mero hecho de que nuestro diario informara de los excesos económicos del presidente del Parlament, Ernest Benach, y del vicepresidente de ERC, Josep Lluís Carod-Rovira.

Por contra, en la polémica distribución de emisoras otros grupos han salido especialmente beneficiados: Godó (17 frecuencias), Sistema Catalán de Radiodifusión (Flaix FM) (12), la SER (9) y Planeta, editor de «La Razón», que recibe 8 en Cataluña, entre otros.

Otra de las damnificadas en el reparto es la Cadena COPE, que pierde dos emisoras, una Lérida capital y otra en Gerona capital.

Las emisoras que ahora pierde Punto Radio se corresponden con las de Osona, Cerdaña y Valle de Arán.

Las dos primeras frecuencias han sido reasignadas a los operadores locales Mola TV y Premsa D´Osona, respectivamente. La tercera ha ido a parar al Grupo Planeta. De las dos emisoras que pierde COPE una la recibe también Planeta (Onda Cero).

Premiar la complacencia

La traumática medida ha sido interpretada de inmediato en el sector como un castigo ejemplar a los grupos de comunicación independientes que no han dudado en denunciar los despilfarros públicos perpetrados en Cataluña. Al tiempo se premia la complacencia y la docilidad de otros con el objetivo de lanzar avisos para navegantes.

Las emisoras que le han sido arrebatadas a Punto Radio estaban en funcionamiento desde 2002, cuando el Gobierno de la Generalitat las autorizó dentro de un plan piloto del sector de la radio autonómica. Posteriormente, el Ministerio de Industria, entonces con el hoy presidente de la Generalitat al frente, José Montilla, incluyó esas frecuencias en el Plan Nacional Técnico de FM, cuyo concurso catalán se resuelve ahora.

En el reparto de ayer se dan circunstancias tan llamativas como que un mismo grupo reciba dos frecuencias en la misma localidad en la que otros candidatos se quedan sin ninguna.

En un comunicado, el Consejo Audiovisual de Cataluña (CAC) anunció que se presentaron 1.279 solicitudes a la adjudicación, correspondientes a 73 licitadores. Se trata de la primera adjudicación de concesiones para la prestación de servicios audiovisuales que se hace en Cataluña con el CAC. Según el órgano que preside Josep María Carbonell, «la adjudicación de hoy -por ayer- sigue la tendencia europea de que las concesiones de radio y televisión dejen de ser competencia de los gobiernos». Las emisoras adjudicadas son 26 en Barcelona, 27 en Gerona, 20 en Lérida y 10 en Tarragona.

La recomposición del mapa radiofónico en Cataluña se produce una semana después de que el líder de ERC, Joan Puigcercós, reclamara «un cordón sanitario» sobre ABC, cabecera a la que acusó de estar instigando una campaña anticatalana para enturbiar la negociación de la financiación autonómica.

Puigcercós argumentó que la información publicada por nuestro diario sobre el cobro de dietas por desplazamiento del vicepresidente de la Generalitat, Josep Lluís Carod-Rovira (ERC), y los consejeros de la Generalitat Joan Saura (ICV) y Antoni Castells (PSC) «forma parte de una campaña» para desprestigiar a las instituciones catalanas.

«Es una respuesta organizada y creo que habrá más entregas; primero el coche de Benach, ahora las dietas de Carod… Cuando suena el «tam-tam» del ABC deberíamos imponer un cordón sanitario y no caer en la trampa» de debatir estas cuestiones, sentenció.

Una estrategia ya conocida
No es la primera vez que Esquerra se acoge a la tesis de la «catalanofobia» para responder a las críticas contra sus dirigentes. Esta fue exactamente la misma táctica utilizada por Josep Lluís Carod-Rovira tras la publicación por ABC de su entrevista con la cúpula de ETA, en enero de 2004.

El entonces presidente de Esquerra y consejero jefe del Gobierno de Pasqual Maragall optó por convertir la denuncia de este rotativo en una campaña contra Cataluña y utilizó ese argumento como lema electoral en los siguientes comicios generales.

Tampoco es la primera vez que los independentistas utilizan la expresión «cordón sanitario». Hace un año, el portavoz de ERC, Joan Ridao, proponía la misma receta para aislar al PP en el Parlamento catalán como respuesta al recurso de los populares contra el Estatuto en el Tribunal Constitucional.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído