Stanley Payne: «Resulta grotesco que un juez como Garzón esté a favor de anular la Transición»

Stanley Payne: "Resulta grotesco que un juez como Garzón esté a favor de anular la Transición"

María F. Cruz y Miguel Pato (PD)-. Los españoles llevan cuatro siglos teniendo complejo de inferioridad… O eso dice Stanley Payne, un reconocido hispanista norteamericano que, además de colaborar con diarios como El Mundo o ABC es también, desde 1987, académico en la Real Academia Española de la Historia.

Durante los siglos XV y XVI el vicio español más denunciado era el orgullo y el sentimiento de superioridad tanto del gobierno como de los propios españoles. Sin embargo, los aires de suficiencia se desvanecieron con los fracasos sucedidos a lo largo del siglo XVII.

Desde entonces la visión de los españoles con respecto a sí mismos y a los demás refleja un complejo de inferioridad que, no obstante, se va atenuando con el tiempo.

“Lo que sucede en España es que las personas hacen más caso a lo que dice, por ejemplo, un intelectual extranjero que a lo que dice un intelectual español.”

Otro complejo que estamos logrando superar es el de sentirnos retrasados con respecto a los demás países. No obstante, Stanley Payne comenta que los españoles nos sentimos cada vez más satisfechos con respecto a nuestro país… Aunque no nos sentimos así sobre nuestros políticos, puesto que estamos divididos en cuestión de opiniones y de autonomías.

En cuanto al debate reciente sobre la memoria histórica, Payne opina que la denominación de “memoria histórica” es una frase lamentable, ya que no puede existir tal cosa. Por tanto, el historiador considera la campaña de Garzón

“Una grotesquería española. Resulta tremendamente grotesca la idea de un juez que puede declarar a favor de anular la transición y la ley de una ciudad. Esto no sucede en otros países.”

ESPAÑA COMO NACIÓN

Stanley Payne nos revela que el significado de la palabra ‘nación’ durante la Edad Media no se correspondía con el concepto que entendemos hoy por la misma palabra. En esa época, ‘nación’ significaba ‘delimitación territorial’ y que

“En España había varias regiones que eran consideradas naciones, como la nación de Castilla o la nación de Guipúzcoa, pero hasta la Constitución de Cádiz no podemos considerar a España como una nación política moderna.”

Con respecto a la salud de la Constitución, el historiador afirma que aún es buena. Si bien siempre se necesitan actualizaciones, es consciente de que modificar la Constitución Nacional es un asunto grave, que hay que tomar con precaución.

“Los españoles ya no se toman los cambios de la Constitución con tanta ligereza como antes. Quizá por eso se está retrasando un poco el cambio; debido a la reflexión que conlleva un cambio en un documento así.”

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído