La familia del periodista del zapatazo denuncia malos tratos en prisión

(PD).- Muntazer al Zaidi, el periodista iraquí que insultó y lanzó sus zapatos contra el presidente de Estados Unidos, George W. Bush, tiene una mano y varias costillas rotas así como una hemorragia interna y una herida en un ojo por una paliza que ha sufrido durante su detención, según ha asegurado su hermano a la BBC.

El pueblo iraquí, sobre todo los chiíes, se ha volcado con el reportero de la televisión independiente egipcia Al Baghdadiya. Cientos de personas se han manifestado en su apoyo y desde todo el mundo árabe llegan ofertas para comprar los ya famosos zapatos, según la prensa de la región.

Dargham al Zaidi ha declarado a la BBC desde Bagdad que cree que su hermano ha sido trasladado a un hospital del ejército de Estados Unidos y que a pesar de todas las ofertas recibidas no ha tenido acceso a ninguna defensa desde que fue detenido el pasado domingo.

Las autoridades del país árabe han informado de que el periodista, de 28 años, será juzgado bajo la ley iraquí, aunque todavía no están claros los cargos que se presentarán en su contra. Abogados iraquíes han especulado con que podría enfrentarse a una acusación de insultos a un líder extranjero y al primer ministro, Nuri al Maliki, quien estaba al lado de Bush cuando Al Zaidi lanzó los zapatos. Ambos cargos podrían acarrearle dos años de cárcel.

Dargham al Zaidiha explicado que su hermano compró deliveradamente un par de zapatos de fabricación iraquí en una tienda de la calle Al Khyam, uno de los centros comerciales más conocidos de la capital.

Según han publicado algunos periódicos árabes, el ex entrenador de la selección iraquí de fútbol Adnan Hamad ha ofrecido 100.000 dólares por los zapatos, mientras que un ciudadano saudí podría haber propuesto 10 millones.

Mientras, la hija del dirigente libio, Muamar Gadafi, Aicha, ha anunciado que su organización benéfica concederá al periodista iraquí la medalla al coraje, ya que considera que su acto es una «victoria para los Derechos Humanos».


Llamamientos a la liberación

Entre los numerosos llamamientos a su puesta en libertad está el de la Federación Internacional de Periodistas (IFJ, por sus siglas en inglés), que ha manifestado que el acto de Al Zaidi refleja el «profundo odio ante el trato que recibien los civiles iraquíes durante la ocupación en los últimos cuatro años en los que los periodistas han sido sus mayores víctimas».

«Este periodista estaba expresando su profundo punto de vista y no podemos condenar sus acciones, pero después de años de intimidación, maltrato y asesinatos no resueltos en manos de los soldados estadounidenses no sorprende que haya odio y resentimiento entre los periodistas», ha añadido.

En opinión de la federación, no es una coincidencia que la protesta de Al Zaidi ocurra sólo unos días después de que el Ejército norteamericano rechazara poner en libertad a un periodista detenido a pesar de que un tribunal iraquí había ordenado su liberación.

Además, la organización ha advertido del peligro de maltrato que sufren los periodistas detenidos en Irak, y ha acusado al Ejército estadounidense de ostentar el récord de malos tratos a reporteros que están bajo su custodia.

Por todo ello, la federación internacional se une a la Unión de Periodistas de Irak para pedir la inmediata liberación de Al Zaidi y garantizar su seguridad. Al mismo tiempo, ha reclamado al Gobierno iraquí que cumpla su compromiso de llevar a cabo una investigación de las muertes de periodistas iraquíes desde la invasión de marzo de 2003. Según el recuento de la IFJ, un total de 284 periodistas han muerto en Irak desde abril de ese año.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído