El País y los creadores de opinión: «Para ellos tener sexo es como un milagro»

El País y los creadores de opinión: "Para ellos tener sexo es como un milagro"

(PD).- Curiosa defensa la del diario del Grupo PRISA del rap de Bernat. Dice «El Acento» que algo hay que hacer, aunque sea un rap con una letra tontuna. Y argumenta: «Muchos de quienes pululamos, por ejemplo, por estas páginas, tendemos a pertenecer a un grupo de población que no percibe las relaciones sexuales como un riesgo, sino como un milagro«. Se agradece la sinceridad.

Ciertas tradiciones no cambian. En cuanto el Ministerio de Sanidad lanza una campaña para fomentar el uso del preservativo entre los jóvenes, la prensa entona el gorigori: ah, qué anuncios bochornosos. Ya ocurrió, hace años, con el Póntelo, pónselo, que ahora es celebrado como modélico frente al rap roñoso y monosilábico del último lanzamiento ministerial. La letra del rap ha salido tontuna: «Stop, tronco, yo no corono rollos con bombo, o condón o yo pongo stop, como fosos, como pozos, somos dos, o con condón o yo sobro, bombón, yo propongo condón como modo, lo cojo, lo toco, lo pongo, con condón yo floto pronto, sólo con condón, sólo con koko».

Según el curioso «editorial»:

Pero algo hay que hacer. En el último sondeo del Instituto de la Juventud, el 30% de los encuestados declararon no haber utilizado preservativo en sus relaciones sexuales más recientes. En 2003, el porcentaje era del 23%. La clamidia, una enfermedad bacteriana de transmisión sexual, ocupa ya el primer lugar en Europa entre las enfermedades infecciosas. Y, lo más grave, repunta el número de abortos entre los más jóvenes.

La nueva campaña, de tono postizamente coleguil y extendida a territorios que se presumen juveniles, como Facebook (quizá el target del «yo no corono rollos con bombo» abunda más en Tuenti, pero eso es cuestión de detalle), ha suscitado intensos rebotes entre su presumible clientela. Los comentarios en Facebook son mayoritariamente desfavorables. Lo cual, de momento, no significa nada. La campaña ha conseguido que se hable de ella, aunque sea mal. Ya es algo. Su efectividad sólo podrá medirse con el tiempo.

Y concluye:

Un síntoma positivo es el rechazo generalizado entre los creadores de opinión, es decir, la prensa que mencionábamos al principio. Quienes creamos opiniones «serias», muchos de quienes pululamos, por ejemplo, por estas páginas, tendemos a pertenecer a un grupo de población que no percibe las relaciones sexuales como un riesgo, sino como un milagro.

Que el rap tontuno nos repela constituye un buen primer paso. Si nos gustara, podríamos dar la campaña ya por fracasada.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído