El gorila Hugo Chávez financia a medias con Irán un canal de televisión en Bolivia

(PD).- Los planes audiovisuales del presidente boliviano, Evo Morales, parecen jugar al despiste: el nombre provisional de la ‘perla’ de su reforma televisiva lleva por nombre ‘República de Irán’.

Explica Juan Ignacio Irigaray en El Mundo que, el país más pobre de América del Sur quiere fundar un canal de televisión para los movimientos sociales y para esta iniciativa cuenta con el respaldo de los gobiernos de Venezuela e Irán.

Bolivia e Irán inauguraron las relaciones diplomáticas entre los dos países a principios de septiembre de 2007. A finales de ese mes, el presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, estuvo en La Paz y se reunió con Morales. Hasta entonces, Bolivia era el único país de Sudamérica en el que no había embajada de Irán.

Los dos presidentes inauguraron la sede diplomática y firmaron acuerdos de cooperación en hidrocarburos, energía, agricultura e industria, unos vínculos que se han estrechado a juzgar por los proyectos en ciernes.

El encargado de negocios de la embajada, el diplomático iraní Hojjatollah Soltani, anticipó que a su país le interesará «tener relaciones con América Latina para intercambiar informaciones de verdad con Telesur», la cadena intercontinental promovida por el presidente venezolano, Hugo Chávez.

La sede de la cadena televisiva estaría ubicada en la zona cocalera del Chapare, feudo sindical de Morales, aunque aún se discute cuánta inversión demandará y si su cobertura será de alcance regional o mundial.

Soltani comentó que la emisora llevaría por nombre República de Irán, aunque admitió que la última palabra la tiene Morales, quien, según expresó, prefiere una cadena de contenidos sociales y educativos para capacitar a los millones de pobres del país.

Enseguida el proyecto encendió la crítica de los Estados Unidos, que expresó «una preocupación de muy alto nivel» por este tema. El diplomático de Irán contestó que el Gobierno norteamericano «no quiere que la gente escuche la verdad de lo que pasa en el mundo» y teme que «la opinión pública obtenga la información verdadera».

La intención de Morales es aumentar el número de medios de comunicación públicos, hasta ahora un canal de televisión, una agencia informativa, y pequeñas radios comunitarias. «No pretendemos herir ni humillar a nadie, sólo se trata de rechazar tantas mentiras y tergiversaciones lanzadas por la prensa», ha asegurado el mandatario de origen aymara.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído