Juan José Almagro: «En España desaprovechamos talento»

Juan José Almagro: «En España desaprovechamos talento»

T. R. Brito, M. F. Cruz y M. Pato (PD)-. Su nuevo libro “El penúltimo escalón” (Pearson Educación) nos desvela los entresijos del ascenso empresarial y las claves para llegar a ser un buen directivo. Según el propio autor, ‘El penúltimo escalón’ no es un tratado ni un manual, sino ‘una reflexión sincera, al servicio de una idea y basado en convicciones’; cuya razón de ser está en la ‘lucha por los valores en las organizaciones’.

Juan José Almagro es el Director General de Comunicación de MAPFRE donde ha desarrollado toda su actividad profesional. Sus años de experiencia ascendiendo en esta “escalera directiva” le han empujado a escribir este ensayo que analiza cada uno de los lugares que una persona puede ocupar dentro de una empresa.

El Catedrático Justo Villafañe, en el prólogo de “El último escalón”, explica de este modo a quien va dirigido este análisis del “proceloso ascenso en la escalera profesional”

El libro “no necesariamente le va a resultar una ayuda a una persona joven que empieza su carrera profesional o a otra que, por el contrario, se encuentra próxima a culminarla, sino a cualquier que, a lo largo de su periplo laboral tenga un momento de turbación.”


PRESUNCIÓN DE LAS EMPRESAS

Almagro parte de la descripción de que las personas somos presuntuosas, igual que las empresas, para describir uno de las trampas que este sector se pone a si mismo.

“Los jefes y las empresas tienden a presumir de lo que no hacen. Y esto se corrige, sencillamente, tratando de ser naturales, diciendo la verdad y siendo transparentes.”

Una serie de pautas de primero de carrera que sin embargo son olvidadas en la vida real. Lo hemos visto con los últimos casos de caos aeroportuario y en las autovías.

“Muchas veces nos tratan como borregos en lugar de contarnos la verdad. Lo importante es informar a la gente y al consumidor. La comunicación tiene que ser comprometida”

ERRORES DE JEFE

Juan José Almagro afirma que el primer error que puede cometer alguien que es ascendido es que se le suba el puesto a la cabeza

“Pero eso es algo natural en el ser humano. Lo es realmente importante es enseñar a ser jefes”.

En este sentido, esta es una de las razones por las que los trabajadores no llegan a aprovechar plenamente su profesión.

“En España desaprovechamos el talento porque no sabemos colocar a cada uno allá donde es capaz de hacer mejor las cosas”.

REFLEXIONES DESDE EL ASCENSOR

El último peldaño del libro de Juan José Almagro sugiere los problemas derivados del “síndrome del ascensor”. Porque aquel directivo que usa este “medio de transporte” en lugar de la escalera

“Tiene pocas posibilidades de éxito porque hay que conocer lo que piensan las personas en cada uno de los escalones”.

Pero sobre todo Almagro defiende que un buen jefe o directivo debe cumplir con su cometido y conformarse con lo que se merezca a cambio.

“Deberíamos imitar a Cincinato en la antigua Roma: hacer nuestro trabajo y marcharnos a casa con las manos limpias. Lo que no debemos hacer es imitar a los altos directivos de Wall Street y marcharnos con los bolsillos llenos después de hacer perder a sus empresas millones de dólares”.

“El reloj de Arena” y “Érase una vez… Jefes, jefazos y jefecillos” son las dos entregas anteriores de una trilogía que se completa con este nuevo libro.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído