Roures quita a Escolar y pone a Monteira de director, para hacer un Público menos eco-progre

Roures quita a Escolar y pone a Monteira de director, para hacer un Público menos eco-progre

(PD).- Han sido dos años en el cargo. Con el empujón siempre agradecido de ZP, Roures y compañía pusieron en el mercado un nuevo diario de tirada nacional, Público. Un periódico progresista que nacía con vocación de ganarle terreno a El País. Pero, pese a las suculentas promociones, no ha tenido los resultados previstos. Pocas explicaciones ha dado la empresa, pero parece ser que Roures se ha cansado y quiere el «contra-País». Fuera Escolar; llega un histórico de PRISA, Félix Monteira, a tratar de darle el vuelco.

Podría entenderse que el joven diario ya no está para chiquilladas. El nuevo Público tendrá menos movidas progre-ecológicas y más madera para la oposición con el objetivo de frenar el desgaste de ZP por la crisis económica. Un diario con los colmillos bien afilados, un rottweiler al servicio de la Moncloa.

Los datos no parecen ser los suficientes. Y la crisis puede agravar todo. Todo esto ha sido el detonante de la salida de la dirección de Público del joven Ignacio Escolar. Ni la empresa ni el afectado han dado explicaciones sobre el cambio, pero los datos cantan solos. La estrategia diseñada por los dueños del periódico progresista parece clara.

El hasta ahora director de Público, Ignacio Escolar, ha comunicado desde su blog que abandona su cargo, ya que “después de casi dos años al frente, desde su fundación, la propiedad del diario ha decidido sustituirme y nombrar a Félix Monteira , de El País, como nuevo director”.

En su blog personal, Escolar apunta que “los accionistas y el nuevo director quieren seguir contando conmigo en el proyecto, cosa que agradezco, y seguiré escribiendo para Público desde fuera de la redacción porque sigue siendo mi diario, porque el equipo que queda aquí es el mejor”.

ASÍ SE COCINÓ EL DESPIDO

Nació para ser el nuevo periódico de ZP. El dinero lo puso la «Basketball People», de Zapatero -a los que el presidente regaló La Sexta- y el talento lo iba a aportar Ignacio Escolar, que llegaba inédito en la prensa escrita, pero con ciertas credenciales como bloguero de Internet.

El problema, cuando se trata de proyectos de prensa, es que las cosas nunca son tan sencillas. Este es un negocio muy peculiar, en el que el factor humano es determinante y al año y pocos meses de la salida del diario que pretendía arrebatarle lectores a El País, apostando a la izquierda, comienza a cundir el pánico.

Ya hubo susto cuando se marchó Fernando Garea a El País, enfadado por el trato que le dispensaban. Y el susto se hizo miedo –mezclado con alegría- cuando quien salió de estampida fue el irascible Ernesto Ekaizer. Hacía ya bastante que Roures y compañía, que son quienes pagan las cuentas, no estaban muy convencidos de haber acertado con Nacho Escolar. Y ahora, captados por el mensaje de Monteira, han dado el paso.

FÉLIX MONTEIRA: UN EX DE EL PAÍS

El nuevo director de Público había abandonado con el inicio del año la dirección de la delegación gallega de El País. Las riendas de la delegación del número 39 de la compostelana rúa del Villar pasarán a estar en manos del periodista Xosé Hermida.

Monteira, ponferradino de 58 años, ha sido jefe de Política, corresponsal en Bruselas, subdirector y delegado de El País en Galicia, así como director del económico Cinco Días.

Hace unos días, envió un correo a sus compañeros del diario de PRISA:

«Queridos compañeros,

Justamente hoy, 5 de enero, hubiera cumplido 33 años en este periódico, pero no tengo alma de mártir. Después de dos años y medio en Galicia y obligado por razones personales a retornar a Madrid no he logrado encontrar hueco, me han convertido en «un problema de ajuste».

Llevo el ADN de este periódico de tal manera en mi sangre que no puedo hablar mal ni siquiera en este momento, pero, después de tres meses de espera para saber cuál iba a ser mi nueva función, me he sentido menospreciado. La única propuesta que he recibido era hacer «cuatro o cinco» temas de portada al año «sólo en Negocios», algo que yo entendí que no me daba la oportunidad de ganar con dignidad mi salario ni tampoco tener el control de mi puesto de trabajo. No soy el más viejo de esta redacción, pero sí el más antiguo y algunos sabéis que me rompo, pero difícilmente me doblo.

Un abrazo muy fuerte a casi todos. Busco trabajo, pásalo.»

Se ignora si sus antiguos colegas rebotaron ese mensaje, pero parece evidente que llegó a los oídos de Jaime Roures, porque sin perder un segundo y a bote pronto, decidió deshacerse de Escolar y fichar a Monteira como nuevo director de Público.

LA CRISIS AFECTA A TODOS, INCLUIDOS LOS BASKETBALL PEOPLE

Es la historia de una ambición ilimitada. Una ambición alentada desde la Moncloa, donde Zapatero y los suyos -incluidos los amiguetes que jugaban al baloncesto con él- alimentaron la «genial» idea de montar un gran grupo mediático capaz de plantarle cara a PRISA y hacer al nuevo PSOE mediáticamente independiente de todos, incluso de la Cadena SER y El País.

Este grupo, caracterizado por la cercanía a Zapatero, ha estado y está financiado muy generosamente por Caixa de Catalunya -entidad controlada por el ex ministro socialista Narcís Serra- y en cierta medida por Luis del Rivero, a través de Sacyr.

La crisis publicitaria que atraviesa el sector, las resoluciones judiciales por venir en su contencioso con Sogecable y la imposibilidad de rentabilizar todas estas inversiones por los cauces tradicionales ponen en tela de juicio la estrategia empresarial de Roures, quien ha protagonizado ya dos ampliaciones de capital y acumula pérdidas millonarias con su diario zapateril.

La debilidad del grupo mediático zapateril es palpable. El grupo mediático de Roures y Compañía no es PRISA. Ni PRISA es lo que era. Quizá el PSOE nunca debía haber permitido la batalla entre ambos medios, y menos todavía haber avivado el fuego de la guerra del fútbol.

PRISA, con sus alarmantes datos económicos -por la loca operación de Sogecable- no termina de superar la muerte de Polanco padre. Mediapró, a su vez, tampoco terminar de salir del bache, son su estrategia de pagar lo que sea necesario por contenidos que han hecho saltar todas las alarmas de sus cuentas. Y el futuro que se aproxima no parece que sea mejor.

Una guerra a muerte entre los dos grupos mediáticos de izquierdas que no se sabe cómo va a acabar. Y es que, tal y como ha denunciado en diversas ocasiones tanto Cebrián como Gabilondo, la estrategia de comunicación ha sido una de las más negativas del Gobierno de Zapatero. Y la solución al enredo no parece fácil.

LA SALIDA DE EKAIZER, OTRO PALO

Tras ocho meses tormentosos, Ernesto Ekaizer concluyó su viaje en el diario Público después de pelarse con todo el mundo e intentar controlar la cabecera a su antojo. Su salida fue otro dolor de cabeza para Roures. Ekaizer abandonó el proyecto en el mes de octubre y demandó a la empresa al entender que el despido era improcedente. A día de hoy le adeudarían más de un millón de euros.

OFERTAS PLATA

¡¡¡ DESCUENTOS ENTRE EL 21 Y EL 40% !!!

Te ofrecemos un amplio catálogo de ofertas, actualizadas diariamente

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído