Una Super Bowl huérfana de anunciantes estadounidenses

(PD).- Ni siquiera el mayor espectáculo deportivo del mundo escapa a la crisis. Hablamos de la Super Bowl, o quizás deberías hablar de «Recession Bowl», que es el nombre que ha tomado este año. ¿El motivo de tal sobrenombre?

Por primera vez en ocho años ninguno de los fabricantes estadounidenses de automóviles tendrá un anuncio durante el partido. Anuncios, eso sí, cuyas tarifas no entienden de recesión económica: 30 segundos cuestan tres millones de dólares.

La semana pasada, el gobierno de Barack Obama, presidente de Estados Unidos, aprobaba un proyecto de ley para reactivar la economía dice que todo el acero y todo el hierro que se use en la construcción debe haberse producido en el país. Es decir, filosofía ‘made in USA’. Algo que no ocurrirá en la Super Bowl.

No hay nada más estadounidense que la Super Bowl, pero por primera vez en ocho años ninguno de los fabricantes estadounidenses de automóviles tendrá un anuncio durante el partido. La grave crisis que atraviesan General Motors (GM), Ford y Chrysler ha obligado a estos fabricantes estadounidenses a abandonar este año la Super Bowl. Su ausencia, eso sí, será ocupada por empresas extranjeras.

Ni GM, que tradicionalmente ha elegido la Super Bowl para presentar alguno de sus vehículos, ni Ford ni Chrysler están con humor ni tienen los recursos para pagar este año los decenas de millones de dólares que cuesta colocar un anuncio televisivo en el compromiso.

En 2008, el precio oficial para incluir un anuncio en la retransmisión del evento era de 2,7 millones de dólares por un espacio de 30 segundos. Una cantidad ligeramente superior a los 2,5 millones y 2,6 millones exigidos en 2006 y 2007, respectivamente.

Para este año, la cadena NBC ha fijado el precio en 3 millones de dólares, y este miércoles aún faltaban por vender algunos de los 67 espacios disponibles. Si la propia Super Bowl se resiente, también lo hacen los tradicionales festejos organizados en torno a la gran fiesta deportiva de EEUU.

Ante estas tarifas, y dada la actual coyuntura económica, los anunciantes estadounidenses no estarán en la final. Y para pesar de muchos, sus puestos estarán ocupados por marcas extranjeras como la japonesa Toyota, la surcoreana Hyundai y la alemana Audi.

Toyota lanzará su nuevo ‘cruzado’ CUV, el Venza, durante la Super Bowl con un anuncio de 30 segundos denominado ‘Faces’ (caras) y que será aireado en la primer cuarto del partido. El comercial señalará el inicio de la campaña ‘Are you VENZA?’ (¿Eres VENZA?) que ha diseñado la agencia de publicidad Burrell.

Por su parte, Hyundai ha elegido la Super Bowl para lanzar el nuevo Genesis cupé con un anuncio de 30 segundos en el que destaca la banda sonora que han creado dos integrantes del grupo ‘Smashing Pumpkins’, el cantante Billy Corgan y el batería Jimmy Chamberlain.

Hyundai, una marca que está decidida a hacerse un hueco entre los nombres más prestigiosos del sector, se ha volcado en la presente edición de la Super Bowl. En total, Hyundai contará con cinco comerciales de 30 segundos en la retransmisión de la cadena NBC, tres durante el programa previo al partido y dos durante la emisión del juego.

Además, Hyundai emitirá en las próximas semanas un nuevo comercial del Genesis cupé con su música está interpretada por el violoncelista Yo-Yo Ma (quien participó en la ceremonia de toma de posesión del presidente estadounidense, Barack Obama).

Y Audi ha elegido un comercial de 60 segundos con el actor británico Jason Statham (protagonista de la serie de películas ‘Transporter’) para exhibir la última versión del A6 sobrealimentado. Será el segundo año consecutivo que la marca alemana se anuncia en la Super Bowl.

El director de mercadotecnia de Audi en Estados Unidos, Scott Keogh, justificó la repetición porque «después de dos años excepcionales, la marca Audi ha experimentado un crecimiento sin precedentes, no sólo en ventas».

Otra empresa del sector del automóvil que también estará presente en la Super Bowl de este año es el fabricante de neumáticos japonés Bridgestone que emitirá dos anuncios de 30 segundos cada uno y patrocinará el espectáculo del descanso en el que intervendrá Bruce Springsteen.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído