Ussía: «Arriola lleva años trabajando para el enemigo»

(PD).- El sociólogo de cabecera del PP -marido de Celia Villalobos– sigue en el centro de la diana. Cuando las encuestas evidencian que el partido de Rajoy no termina de rentabilizar la catastrófica situación que atraviesa España, diversos analistas apuntan sus dardos hacia Pedro Arriola, «el oculto del Partido Popular«. «Uno se topa por la calle con Arriola y nadie lo reconoce porque es nube«, escribe Ussía.

«El gran Cuco Sánchez canta una ranchera, muy triste y cornuda como casi todas ellas, que principia con un «arrieros somos/ y en el camino andamos». En el Partido Popular harían bien, si es que alguno de sus dirigentes canta rancheras, en cambiarle la letra por un «arriolas somos/ y en el camino andamos». Lo del camino es un decir, porque más que andar por él lo desandan, y muchos no se han apercibido de ello todavía. Nunca me han gustado los ocultos».

Alfonso Ussía vuelve a la carga sobre uno de los personajes-satélite de Génova 13:

«El oculto del Partido Popular, ideólogo, imaginero, publicitario, jefe de cocina y camarero simultáneamente, se llama Arriola. Uno se topa por la calle con Arriola y nadie lo reconoce porque es nube. Es una nube que se ha instalado sobre un determinado edificio de la calle Génova y no hay brisa, viento o vendaval que la empuje hacia otro lugar. Nadie de cuantos lo conocen discuten de su capacidad de trabajo. Es un gran trabajador. Seguramente porque está casado con Celia Villalobos y está algo cansado de charlitas. Lo malo es que lleva años trabajando para el enemigo, porque donde Arriola pone la idea, los votos vuelan».

Según escribe Ussía en La Razón, «es posible que se mantenga por lo mucho que sabe y ha visto. Pero de ahí a mandar más que el presidente del Partido Popular media largo trecho. Ingresa Arriola en el despacho de Rajoy y éste se incorpora de un salto. También lo hacía Aznar, que es el que lo puso«.

Concluye su columna:

«No siento animadversión por Arriola. Creo que lo he saludado una sola vez en mi vida y a los tres segundos se me habían olvidado sus facciones. Pero está claro que con Arriola, el Partido popular no va a parte alguna excepto al desastre. A Rajoy no es que le crezcan los granos, es que los cuida para que le duelan durante más tiempo. Y Arriola no es un grano, sino un forúnculo que se ha apropiado no sólo del nalguerío de Rajoy, sino del de los antifonarios de todos los votantes del PP, la mayoría de los cuales ni sabe quién es Arriola ni qué hace ni cuánto cobra ni por qué».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído