David Gistau le arrea un buen palo a Antonio Gala

David Gistau le arrea un buen palo a Antonio Gala

(PD).- Antonio Gala dejaba en su «Tronera esta frase»: «Progromos, guetos voluntarios o no, exterminios, persecuciones, expulsiones… Desde Egipto a Sefarad, desde Canaán a Sión: todas tierras prometidas. ¿No haría bien preguntándose el porqué le ocurre siempre igual? ¿O estará el resto del mundo equivocado?» David Gistau, en El Mundo, le contesta: «Sí cabe preguntarle a Gala si aplicaría la misma lógica para ponerse del lado de la turba y comprender otras persecuciones igual de pertinaces a través del tiempo y de los lugares. Por ejemplo, las que sufrieron los homosexuales».

Antonio Gala firmaba una columna en el diario El Mundo el pasado cinco de febrero. Bajo el título de «Pueblo elegido» el escritor opinaba:

«Debe estar claro: que se hayan cometido contra un pueblo delitos genocidas o antihumanos, no le autoriza a cometerlos él. El sionismo equivale a un fundamentalismo y es, por tanto, ciego y vengativo.Que no se escuden quienes usan Israel (no todos) en lo que contra ellos se realizó. Como compensación, se arrebató a otro pueblo su geografía -sólo parte- para crear o recrear una nación preferida de Dios. Dio mal resultado: rebrotó la codicia y el afán de extensión, el desprecio a otros pueblos y a sus vidas y a sus posesiones, y resucitó el terrorismo… Ahora no quiere convivir. Sin paz, sin límites, sin freno a la avaricia y a las falsas historias, el pueblo judío sucumbirá de nuevo. Como le sucedió en unas cuantas ocasiones: progromos, guetos voluntarios o no, exterminios, persecuciones, expulsiones… Desde Egipto a Sefarad, desde Canaán a Sión: todas tierras prometidas. ¿No haría bien preguntándose el porqué le ocurre siempre igual? ¿O estará el resto del mundo equivocado?»

David Gistau, desde esas mismas páginas del diario de Pedrojota Ramírez, le contesta con toda la lógica:

«Aplacemos el análisis de por qué en la España de la corrección política, donde un nimio matiz retórico o un chiste que haga mofa de las minorías protegidas te condenan a la caverna, es posible avalar el Holocausto y volverlo contra quienes los sufrieron sin que ocurra nada. Sin embargo, sí cabe preguntarle a Gala si aplicaría la misma lógica para ponerse del lado de la turba y comprender otras persecuciones igual de pertinaces a través del tiempo y de los lugares. Por ejemplo, las que sufrieron los homosexuales. Usando sus palabras, ¿acaso no deberían también ellos preguntarse por qué «les ocurrió siempre igual» hasta hace apenas un cuarto de hora histórico? ¿Es que fueron igualmente culpables de ser, como Dreyfuss y el negro de Alabama, como los millones de judíos desplazados o asesinados? ¿Tampoco ellos fueron dignos de una voz que contradijera la feroz voluntad de la muchedumbre? Porque Gala, si no quiere incurrir en una contradicción con lo escrito el pasado jueves, deberá ahora aprobar que en Irán los homosexuales sean colgados de una grúa por ofender un canon social aprobado por la mayoría».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído