Prisa se desangra por los intereses de sus deudas y la caída de ingresos publicitarios

Prisa se desangra por los intereses de sus deudas y la caída de ingresos publicitarios

(PD).- Prisa hace aguas. El grupo de la familia Polanco ha sufrido un derrumbe en 2008 de la publicidad cercano al 57% y los resultados de 2009 no hacen presagiar nada bueno. Acumula ya una deuda de más de 5.000 millones y, aunque ha conseguido una moratoria de los bancos debe desprenderse de activos urgentemente.

La crisis de 2008 está afectando a Prisa más que a otro medio del sector. La depreciación del mercado en Latinoamérica y los gastos por los intereses de sus deudas están sangrando los beneficios de un grupo cuyos ingresos por publicidad el pasado año cayeron un 56,8% respecto a 2007. En total, Prisa acumulaba el 31 de diciembre de 2008 un descubierto por valor de 5.044 millones de euros.

De nada ha servido la venta de varios edificios emblemáticos del grupo para maquillar los resultados de 2008. El mayo del pasado año, Prisa llegó a un acuerdo para el traspaso de tres de sus inmuebles a Longshore por valor de 315 millones de euros. La operación incluía la sede de Prisa en Gran Vía; la redacción de El País, situada en la madrileña calle de Miguel Yuste; y el ocupado por Radio Barcelona en la calle Caspe.

Pero la estocada no es definitiva gracias a los ingresos por explotación que han subido un 8,3% hasta los 4.001 millones. Este beneficio se debe en gran medida a los buenos resultados obtenidos en el negocio editorial y la producción audiovisual ya que el resto de actividades del grupo ha registrado pérdidas.

El cierre de Localia le ha supuesto unas pérdidas superiores a los 75 millones de euros, consecuencia de la polémica adjudicación de licencias de TDT. En cuanto a las promociones, si hace tres años los ingresos ascendían a 152 millones, en 2008 se han derrumbado hasta los 73 millones.

El País, por su parte, se ha visto arrastrado por la tendencia negativa del mercado con una caída de ingresos de 48 millones de euros respecto al año anterior, un descenso del 22,1%. Y 2009 ha comenzado mucho peor.

Ante estas cifras, toca dar salida a Digital+. La plataforma digital de pago de Prisa perdió un 8,1% de sus ingresos por publicidad pero sigue manteniéndose como líder del sector con dos millones de abonados. Sin embargo, la renegociación de la deuda del grupo con el consorcio liderado por HSBC y BNP pasa por la venta de la plataforma.

Cebrián esperaba obtener unos 3.800 millones por esta operación que se presume complicada ya que la guerra del fútbol ha dejado a Prisa contra las cuerdas y nadie da un duro por Digital+. Sin los derechos del fútbol, el grupo debe enfocar su negocio audiovisual si no quiere verse acorralado por Mediapro. Cebrián necesita desquitarse del error en la absorción de Sogecable y confía en que la TDT de pago reactive la economía. Con lo que no cuenta el consejero delegado de Prisa es que la nueva ley audiovisual prometida por Zapatero está hecha a medida de Roures que pretende, a través de la televisión digital de pago, rentabilizar la inversión en los derechos del fútbol y la Fórmula 1.

La Bolsa tampoco ha dejado buenas noticias para el grupo. Los títulos de Prisa cayeron este jueves hasta un 1,66% dejando el valor de cada acción en 1,69 euros, un mínimo sin precedentes para esta compañía. Tal es la situación que hasta la cabecera económica de la familia Polanco, Cinco Días, ha recomendado a sus inversores vender los títulos del grupo. En lo que va de año, estas acciones han caído hasta un 19,91%.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído