Javier Nart, «encantado» de llevar la defensa del que atacó a mazazos la herriko taberna

Javier Nart, "encantado" de llevar la defensa del que atacó a mazazos la herriko taberna

(PD).- El abogado y periodista Javier Nart dio la cara por el vecino que destrozó a mazazos una herriko taberna en Lazcano: «Estaría encantado de defenderle. Lo digo, y no es retórica, de corazón». Alberto Belloch, ex ministro socialista y alcalde de Zaragoza, se ha mostrado también a favor del joven al que una bomba de ETA le destrozó la casa que habían hecho entre él y su padre. Luis del Olmo ha reconocido que «me cae bien este tipo» y le ha calificado de «cojonudo». Sólo María Antonia Iglesias se ha puesto frente al joven víctima de ETA.

Así es el País Vasco. El joven que fue detenido en Lazkao después de haber destrozado con una maza la ‘herriko taberna’ de la localidad guipuzcoana se encuentra camino de Alicante. Allí tratará de asimilar todo lo que ha ocurrido, después de que ETA los enormes desperfectos causados en su casa por el atentado de ETA en la sede del PSOE, según informa El Mundo.

Precisamente esas consecuencias en su casa, recién reformada prácticamente entre él y su padre, constituyen el origen de un arrebato de ira sin precedentes en el País Vasco.

«Lo siento por mis padres» indicaba el joven a los ertzainas en el momento de su detención, en medio de insultos.

«No hay solución, ojo por ojo y diente por diente, hijos de puta».

Javier Nart, en la tertulia de Protagonistas, ha dicho: «Es muy fácil hacer análisis exquisitos en la distancia, pero cuando estás en el tema, y ves que te han reventado la casa entera… Un señor al que le han reventado la vida va a por este atajo de cabronazos«.

María Antonia Iglesias se ha mostrado contraria a la acción del joven desquiciado:

«Hay una cuestión ética, que es hacer pedagogía democrática, y no alentar las bajas pasiones, por favor».

Y ha continuado:

«Pero desde el punto de vista de nuestra responsabilidad, lo que escucha la gente en la radio, no se pueden alentar este tipo de conductas».

Belloch ha concluido: «Lo que no se puede permitir es que haya gente que ponga bombas y que haya gente que mire para otro lado y que haya gente que pase y que no se preocupe y que todavía digan algo habrá hecho. Eso es lo que no se puede tolerar«.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído