Prisa alivia su derrumbe tras aplazar el pago de su deuda

(PD).- Prisa se resiste a morir. El grupo de la familia Polanco ha conseguido aplazar el pago del crédito por valor de 1.950 millones de euros que vencía el 31 de marzo y sus efectos no han tardado en llegar. Si este lunes las acciones de la compañía arrancaban con mínimos históricos -a 0,96 euros-, ha subido este martes casi un 17%.

Coincidiendo con el fallecimiento de Jesús Polanco, el impreio mediático de Prisa ha sufrido un progresivo declive que ha amenazado incluso el futuro de la compañía. En menos de dos años, Prisa ha perdido su hegemonia en el mercado audiovisual y la crisis ha afectado especialmente a sus principales activos.

Aún así, el grupo se resiste a quedar en un segundo plano y sigue haciendo piruetas empresariales para mantener el negocio a flote. Ahora ha dado un paso de gigante con la refinanciación de la deuda que mantenía con varias entidades bancarias a raíz de la opa sobre Sogecable. Según cuenta Cotizalia, la empresa de la familia Polanco ha conseguido aplazar el crédito de 1.950 millones que vencía el 31 de marzo lo que le permitirá negociar la venta de sus activos con mayor margen.

Fuentes próximas a la empresa aseguran que esta operación «costará algo más de dinero, pero no hay inquietud»; lo que no han revelado por cuánto tiempo: «Puede ir desde un año a tres». En la negociación con HSBC, La Caixa, Banesto, BNP, Caja Madrid y Natixis no se incluye la entrada de estas entidades en el accionariado como canje de la deuda y ahora la idea del grupo es reducir costes, vender activos y buscar inyecciones de capital.

En septiembre había más presión de las entidades financieras, hasta el punto de que muchos en la cúpula de Prisa pensaban que había sólo dos caminos: o vender o vender, con Digital+ como principal pieza de cambio. Pero en enero las cosas se han flexibilizado.

No obstante, la situación sólo ha mejorado moderadamente. Aunque este aplazamiento permitirá al grupo restablecer la estrategia de venta de activos sin estar sujetos a un plazo que dificulten su capacidad de negociación, Prisa debe vender.

El problema es por cuánto y a quién. A pesar de la crisis, el número de abonados de Digital+ no ha bajado y sigue suponiendo una fuente de ingresos importante; además, fuentes de la compañía creen que si la plataforma cayera en manos de otra empresa «sin las amenazas tecnológicas de Prisa, podría sacarle más valor». Así, la única oferta reconocida ha sido la de Vivendi-Telefónica que se ha paralizado por las exigencias económicas de Prisa, que no ha bajado de los 2.500 millones de euros.

Por otra parte está la reducción de gastos. Actualmente, la plantilla de Prisa la conforman 14.000 personas y la intención del grupo es reducir esa cantidad hasta los 12.000 ó 11.500 trabajadores.

En tercer término estaría una inyección de capital sin perder control de las sociedades. Actualmente la compañía ha puesto sus miras en el mercado latinoamericano donde los negocios del grupo sí parecen ir viento en popa gracias a Santillana y el holding portugués Mediacapital.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído