José Díaz Herrera: «Pedrojota es el último escollo de la democracia»

José Díaz Herrera: "Pedrojota es el último escollo de la democracia"

(PD).- No puede ser un plato de gusto para Pedrojota. El periodista José Díaz Herrera espera lanzar el libro dentro de dos meses. Aún no se ha decidido el título del ejemplar, pero apunta a que podría ser ‘Pedrojota, l’enfant terrible‘.

Guarda en el más absoluto secreto el nombre de la editorial que editará su polémica e incómoda obra.

Sobre sus motivos, Díaz Herrera apela a una de las frases que suele utilizar Pedrojota, cuando alguna de sus «victimas» inquiere por la publicación de una historia: «Lo único que me mueve es el periodismo».

Por su interés reproducimos un extracto del libro:

Cuando el asunto [la compra de Antena 3 por Telefónica] estaba a punto de caramelo, un día, tras las vacaciones veraniegas, se presenta Juan Villalonga en La Moncloa y coincide en el despacho del presidente con Pedro J Ramírez.

-Voy a comprar Antena 3 Televisión –anuncia Villalonga.

-Eso no te lo crees ni tú. ¿La joya de la corona de Antonio Asensio? No la vende ni loco.

-¿Qué te apuestas a que antes de 24 horas soy el dueño de la televisión? –Villalonga, retador.

Como buen pilarista cumple su palabra. Veinticuatro horas más tarde se celebra por todo lo alto en la planta 13 de Telefónica la adquisición de Antena 3 Televisión, con Pedro J Ramírez el hereu desheredado, como testigo de excepción.

Las negociaciones previas, no habían sido precisamente un camino de rosas. Para forzarle a vender, a Antonio Asensio le habían hecho un sin fin de perrerías: presiones a los bancos para que le restringieran los créditos, órdenes de embargo, chantaje a los anunciantes y amenazas sin cuento. Hasta Agustin Valladolid se dio cuenta cuando vio llegar a los Intocables de Eliot Ness, con sus pistolas humeantes, a escarbar en la contabilidad.

Fue en ese tiempo de infamia cuando el empresario periodístico lanzó una contraofensiva y de qué manera. Sacó diez millones de la cartuchera y le dijo a uno de sus subordinados:

-Quiero la cinta del director de El Mundo con Exuperancia.

Y es que si bien Pedro J Ramírez es experto en cintatecas, Antonio Asensio es mucho más hábil en el manejo de las “armas de mujer”, ya se tratara de Marta Chavarri o de Exuperancia.

No en vano, me dice José Luis Corcuera, hasta el Monarca llegó a alquilar sus servicios utilizándole a él como intermediario para no salir en la Prensa con las reales posaderas al aire.

Exuperancia, la ecuatoguineana que se atribuye el papel de compañera sentimental ocasional del director de El Mundo afirma que el contraataque se gestó de la siguiente manera: El presidente del Grupo Zeta estaba dispuesto a comprarles el pornovídeo. Pero necesitaba una prueba de autenticidad de que ella conocía al “rabbit” [el conejo], (aunque tal vez hubiera debido escribir “doe rabbit” [la coneja]), el simpático y elocuente apelativo por el que conocían a Pedro J Ramírez.

Así, el 23 de mayo, la dama ecuatoguienana deja reflejado para la posteridad en su diario. “Llama Joaquín [Domingo Martorell] a José María [González Cantalejo] y le dice que hay que llamar al Rabi (sic) el sábado para grabar su voz por teléfono. Aceptamos con la condición de que el mismo día nos dieran los 10 kilos”.

Al no conseguir que se pusiera al teléfono esa jornada, el lunes 26, vuelve a intentarlo. “Llamo a el Rabi y me dice su secretaria que tenía el día muy ocupado”. Tras estos dos intentos, logra al fin su propósito el 27 de mayo. “Llamo a el Rabi y me dice la secretaria que estaba reunido pero que me [devolvería la llamada] a las 13 horas. Llamó y pude grabar la conversación. José María se la entregó a Joaquín a las 14 horas en el Vips de Velázquez y quedaron en el que día 29 o 30 tendríamos que salir del país para Andorra”.

El documento, que consta en autos, revela que si hubo montaje político en el pornovídeo fue tal vez el que realizó desde las páginas de El Mundo el hombre que ahora, remendada su virginidad, pretende alternar con la aristocracia europea (con la nieta de Lord Mountbatten o la de Jackie Kennedy, entre otros) tras la puesta de largo de su hija Cósima en el Hotel Crillon de Paris, el lugar en el que solía hospedarse William Randolph Hearst – Citizen Kane, al que tantas cosas le unen– cuando viajaba a Europa a comprar castillos y obras de arte, sin descuidar ni un instante la carrera de Marion/Agatha/Davies/de Prada, que todo queda en casa.

Porque, diga lo que diga el ofendido querubín, tal y como Exuperancia lo desgrana en su relato, el vídeo no paso de ser un sucio negocio de dos individuos sin escrúpulos dispuestos a traficar con la intimidad del periodista que poco antes había traficado a su vez, con igual desconsideración, con la vida privada de Carlos de Gales y su amante Camilla Parker-Bowles.

Fue de esa manera y no de otra, como el superman/superwoman de El Mundo, se enteró por primera vez de que sus escarceos seudo amorosos acabarían pasándole factura.

Conseguido el objetivo de que Villalonga le diera una pasta gansa, el grupo Zeta que anduvo tras la compra/nocompra del vídeo desde el 31 de marzo de 1997, osease durante tres meses, se desentiende del asunto. “Ya te puedes imaginar –le escribe Exuberancia a su diario, al que trata de tú como si fuera una amiga– el cabreo que cojimos (sic) después de haber alquilado cajas fuertes en el banco”.

Pero, como Dios nunca abandona al desvalido, en estas llegó Filip [Felipe González], que no sale en el vídeo porque está de perfil o estaba también en el armario, y los de los GAL, y en una insólita carrera de relevos, urdieron el “criminal montaje” contra el hombre que lleva cinco años acusando sin prueba alguna, a la policía y a medio Estado de haber maquinado la trama del 11-M, con alguna víctima de por medio.

José Díaz Herrera (Santa Cruz de Tenerife, 1950) ha sido redactor de El Día de Tenerife, miembro fundador y jefe de equipo de investigación de Cambio 16 y Diario 16, miembro fundador de la revista Tribuna, reportero de Tiempo y colaborador de ABC, así como de distintas emisoras de radio.

Es coautor de «El dinero del poder» −el «bestseller» que sirvió de manual para destapar los escándalos de la corrupción en 1991− y de «La rosa y el bastón», y autor de «El saqueo de España», «ETA: la dictadura del miedo», «Los mitos del nacionalismo vasco» y «El varón castrado».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído