José María Carrascal: ‘Un informativo al filo de la medianoche era el precio de la libertad’

Miguel Pato y Ana Avellano (PD).- Sólo le llamaron la atención desde arriba una vez, cuando le dijo a la audiencia que se fuera a la cama. Del resto siempre ha agradecido la libertad con la que pudo trabajar. El truco, confiesa José María Carrascal era el horario en que se emitía el telediario 3ª edición de Antena 3. “Ese era el precio de la libertad”.

Un día, a finales de la década de los noventa recibió una llamada de los directivos de la recién nacida Antena 3 Televisión. Estaba en su despacho de prensa de la ONU en Nueva York (donde fue corresponsal más de 20 años) y le ofrecieron volver a España a presentar un informativo “al filo de la medianoche”.

Se embarcó en ese proyecto con algunas dudas pero finalmente José María Carrascal inauguraría un modo muy personal de contar las noticias en la tercera edición del telediario de Antena 3. Recuerda cómo lo único que le soliviantaba era que cada día le ponían un poco más tarde.

“Mi récord es las 3:10 de la madrugada. Ese día en el avance dije a los espectadores que lo mejor era que se fueran a dormir. Fue la única vez que me llamaron la atención desde arriba.”

José María Carrascal matiza que aunque luchaba por un horario mejor, sabía que lo más importante era la libertad que tenía para hacer lo que quisiera.

“Había muchas presiones por un informativo tan crítico como el mía que se metía mucho con Felipe González. Pero el filo de la media noche era el precio de la libertad.”

Ahora, reconoce Carrascal, ya no existe esa libertad.

“El informativo lo hacíamos yo y mi equipo. Nadie metía cuchara. Hoy, según me cuentan, los videos políticos ya te vienen hechos”.

José María Carrascal, que escribió su primera crónica en ABC en 1958, llegó a esto del periodismo “de carambola”.

“Yo lo quería es ser marino. Menos mal que hice las prácticas y me di cuenta que aquello no era lo mío”.

Tras este desengaño se fue a Berlín como profesor de español y allí empezó a colaborar con diferentes periódicos. En 1961 cuando se levantó el muro de Berlín era el único español que trabajaba en un medio de comunicación que estaba en la ciudad.

“La desgracia de 17 millones de personas fue mi ‘suerte’”

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído