Los apaños del Ministerio de Miguel Sebastián para beneficiar a La Sexta de los amigos de Zapatero

(PD).- Como subraya Daniel Toledo en El Confidencial ha sido una «Semana Santa de gloria para La Sexta». Y no sólo porque el Ministerio de Industria diera el pasado miércoles el primer paso para la televisión digital terrestre (TDT) de pago, una demanda de largo aliento de la cadena.

Es que además, apenas unos días antes, Red.es, organismo adscrito al departamento de Miguel Sebastián, adjudicaba a Publiseis Iniciativas Publicitarias, empresa constituida por La Sexta, un contrato de 2,4 millones de euros para promocionar la transición a la TDT entre los ciudadanos que sufrirán el 30 de junio el apagón analógico.

La Sexta constituyó en febrero de 2006 Publiseis para que inicialmente comercializara los espacios publicitarios de la cadena. Sin embargo, el objetivo a corto plazo era que la empresa pudiera llevar a cabo una explotación comercial más amplia.

La sociedad, al igual que La Sexta, está presidida por Árbol Producciones, la productora de Emilio Aragón. También cuenta como vicepresidente con Emilio Azcárraga Jean, máximo responsable de Televisa, que encabeza el accionariado de La Sexta con un 40%. Finalmente, asimila buena parte de los consejeros de la cadena, entre ellos Jaume Roures, cabeza visible de Mediapro.

Red.es quería tener clara la procedencia de las ofertas para la adjudicación, en la que los criterios económicos han pesado un 40% y los técnicos el restante 60%. De este modo, en el pliego de condiciones particulares se recogía que las propuestas debían aportar “una declaración responsable suscrita por su representante legal, relativa al grupo empresarial al que pertenece y comprensiva de todas las sociedades pertenecientes a un mismo grupo”.

Otra cosa es que a la compañía de La Sexta ahora le toque correr de lo lindo, ya que Industria ha tardado en resolver el concurso, pese a que el anuncio de licitación se produjo el 27 de enero.

Las fechas no cuadran

Y es que la adjudicación de Red.es se produjo de forma provisional el pasado 27 de marzo, cuando el pliego de prescripciones técnicas expone, en el apartado 1.2.2 sobre el inicio y ejecución de los trabajos, que éstos “comenzarán a ejecutarse, preferiblemente, en marzo de 2009, y deberán concluirse antes del 30 de junio de 2009, fecha de cese de las emisiones con tecnología analógica”. Con el calendario en la mano, los trabajos en cuestión arrancarán como muy pronto en abril.

Un trimestre de nervios que, además, no se compadece con que la licitación deje claro que el contrato se extiende por espacio de seis meses.

El objeto de la adjudicación es llevar a cabo acciones de contacto directo con los afectados para que tengan “el máximo conocimiento de las fechas concretas en las que el proceso de transición va a afectarles y de los pasos a seguir para adaptarse a la nueva tecnología”.

Se trata de acceder, sobre todo, a “la población de mayor edad y a la localizada en municipios de entorno rural”. La Fase I del proceso de transición a la TDT afecta a 5,6 millones de habitantes, el 11,6% de la población. El apagón analógico definitivo se producirá el 3 de abril de 2010.

En este primer esfuerzo están incluidos enclaves tradicionalmente vacacionales como Maspalomas, en Gran Canaria, diversas localidades de la Costa Brava catalana o de la sierra madrileña, sin contar con grandes ciudades como Zaragoza, Vitoria, Las Palmas u Oviedo. El principal problema a día de hoy es el ritmo de antenización y organizaciones como Impulsa TDT, que aglutina a los principales operadores, han advertido que dejar la adaptación para el último momento puede generar un “cuello de botella” por la falta de instaladores según se aproxima el deadline del 30 de junio.

Publiseis tendrá que instalar puntos informativos fijos en ciudades de más 30.000 habitantes, hasta un total de 22.

“Cada espacio se decorará con un estilo tecnológico, pero sin asustar a los menos tecnófilos”, se explica en el pliego. Asimismo, para los 611 municipios de entre 500 y 30.000 habitantes habrá 20 puntos rotatorios.

Industria también propone actuaciones que denomina de “capilaridad”, promocionando la TDT en puntos habituales de concentración como centros de salud, oficinas de Correos, estancos, así como ”posibles colaboraciones puntuales con bancos o cajas de ahorro, que pongan a su disposición espacios en su red de sucursales”.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído