El cvo europeo del aceite de oliva made in Sapin

(PD).- ¿Que se hace en Bruselas para proteger la producción española de aceite de oliva Demasiado poco, España un pais agricola por excelencia ha visto mermadas sus produciones agricolas y ganaderas con limosnas tipo ayuda a la agricultura y ganaderia. Desde la UE no se promociona nuestra perla verde.

Exolica Arya en Portutatis y Belenos que la Unión Europea no tiene problemas a la hora de permitir la entrada a un alimento transgénico (dudosamente) perjudicial para la salud. Demuestra valorar más el buen funcionamiento de la economía intentando permitir la comercialización de los alimentos biotecnológicos. El motivo era el descenso de la importación de productos como el maíz modificado genéticamente, procedente de Argentina, Estados Unidos, etc., argumentando que si no compramos podríamos tener problemas en un futuro.

La Unión Europea necesita más justificaciones sobre el aceite de oliva, no basta con los estudios realizados hasta ahora (muy distinta es la situación con los trangénicos), por ello la Junta de Andalucía ha encargado tres nuevos estudios a algunos hospitales Andaluces con el objetivo de certificar las bondades del aceite de oliva, especialmente en la salud cardiovascular.

Por otro lado, el MAPA (Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación) ya se siente satisfecho sólo con la exclusión del aceite de oliva de la lista negra europea, y parece que se encuentra a la expectativa, no existe un trabajo conjunto con la Junta de Andalucía para que el aceite sea incluido en la lista de los alimentos recomendables.

Cuando finalmente el aceite se haya incluido en dicha lista, se podrá potenciar con más efectividad y a nivel mundial la inclusión de este alimento en la dieta, indicando en las etiquetas que presenta el aval científico y comunitario. De igual modo, se potenciará su comercialización beneficiando a todos los productores españoles. El MAPA debería implicarse un poco más en esta tarea en lugar de mantenerse sutilmente al margen.

En épocas de bonanza, de grandes beneficios, que los hubo, desde la producción no se hizo ningún esfuerzo para la promoción del consumo del aceite de oliva y para situarlo en un segmento alto de calidad por sus características como alimento saludable. De tal abandono, hoy se recogen los lodos de un producto cuya demanda sólo se trata de impulsar desde la gran distribución como un aceite de reclamo barato.

Hoy, tras la constitución de la organización interprofesional entre industriales y olivareros, que supondrá recaudar cada campaña unos siete millones de euros, al fin se va a destinar una cantidad importante a la promoción del aceite de oliva.

Resulta curioso y lamentable que los mayores esfuerzos para situar el aceite de oliva como un producto de calidad hayan tenido como base Estados Unidos, donde la Food and Drug Administration permitió calificar este aceite como producto saludable. Esta calificación se basó en trabajos realizados por algunos investigadores españoles como Pedro Mata, de la Fundación Jiménez Díaz, y de Francisco Pérez Jiménez, del hospital Reina Sofia de Córdoba, sobre la relación entre el consumo de aceite de oliva y el colesterol y su ingesta y las enfermedades cardiovasculares. En España estos trabajos de investigación y salud reciben escasos apoyos del sector y entre éstos cabe citar al viejo Patrimonio Olivarero o al grupo Carbonell, socio de la Fundación de Hipercolesterolemia familiar.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído